Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

María Kodama: "No creo que quede nada por descubrir de Borges"

María Kodama, viuda de Jorge Luis Borges, no cree que "quede nada por descubrir" del escritor argentino, en alusión a nuevos textos inéditos, ya que estaba acostumbrado a romper los borradores de sus textos una vez los dictaba.
"Puede haber algo porque regaló algunos textos, pero nada importante en cuanto a extensión", señaló en una entrevista con Europa Press con motivo de su última visita a Madrid para participar en los homenajes del Centro de Arte Moderno por el 30º aniversario de la muerte del autor.
En este sentido, recordó que los últimos textos en los que trabajó el autor argentino fueron un prólogo para 'El libro egipcio de los muertos' --tanto ella como Borges estudiaban árabe juntos-- y otro texto en ayuda de Venecia, ciudad que adoraba y por la que estaba preocupado por el hundimiento.
Kodama se mostró ilusionada en una nueva visita a España, donde considera que hay "una importante generación de escritores que recibió influjo" borgeano, destacando entre ellos al exministro de Cultura César Antonio Molina. "España siempre acogió muy bien a Borges", ha añadido.
Hace cuatro años, Kodama fue noticia en España por la retirada de las ediciones de 'El hacedor (de Borges) Remake', de Agustín Fernández Mallo, con quien no estaba de acuerdo que usara parte de la obra del autor argentino sin autorización.
"Cuando me piden las cosas correctamente se puede ceder, pero cuando me pasan al respeto y me pasan por encima...", criticó la escritora, responsable del legado de Borges. "Seré la mala para los sirvengüenzas, pero en mi conciencia yo cumplo con lo encomendado", indicó.
"ES UNA GRAN RESPONSABILIDAD"
En este sentido, recordó que su labor es la de evitar que se publiquen "cosas que distorsionan sus obras", una labor que asume por amor a la obra del autor. "Es una gran responsabilidad, sobre todo para alguien que ha visto como trabajaba", matizó.
Kodama reiteró su interés por publicar un libro en el que explique toda esta defensa del legado borgeano, de inminente salida. "Estamos haciéndolo con el abogado, va a ser muy divertido, pero en ningún caso un ajuste de cuentas, sino para que la verdad esté bien", aseveró.
Preguntada sobre si Borges habría sido un usuario del libro electrónico, señaló que no puede poner palabras en su boca pero que tiene "una cierta idea". "Todo lo que pensaba de los aparatos se resume en una anécdota en el aeropuerto, cuando le dijeron que se 'había caído' el sistema informático y el respondió que lo único que no se podía caer era el papel y el boli", explicó entre risas.
Por último, cuestionada sobra la obra de Borges que elegiría, Kodama reconoció que sería 'Las lunas circulares', un cuento que le "fascinó" tras ser publicado en una revista. "Gracias a ese cuento, ahora estoy en la Fundación Jorge Luis Borges", ha concluido.
AÑO BORGES
El Centro de Arte Moderno inauguró el pasado mes de noviembre el Año Borges con motivo de cumplirse el trigésimo aniversario del fallecimiento del escritor. Este centro dedica gran cantidad de actividades, (conferencias, publicaciones, proyecciones, publicaciones de libros, exposiciones) a la vida y obra del autor durante todo el año 2016.
Asimismo, presentó el libro 'Al Coronel Francisco Borges', un libro caja que aborda la historia de una carta que recibió el abuelo de Borges antes de su muerte. Esta obra es una edición artesanal y única de 100 ejemplares firmados y numerados por la propia María Kodama.