Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

María Teresa Campos y Edmundo Arrocet continúan proclamando su amor a los cuatro vientos

Han tenido que transcurrir 15 días desde que María Teresa Campos y Edmundo Arrocet se dejaran ver juntos. La pareja ha permanecido durante este tiempo recluida en el domicilio de la presentadora con contadas salidas para hacer gestiones y compras en el caso del humorista o a alguna revisión médica en el de María Teresa, aunque juntos ninguna vez. Pero si esta semana les veíamos juntos en la presentación del libro de Terelu Campos, ya no se esconden de los medios.
ACUDIERON JUNTOS A LA CASA QUE EL POPULAR HUMORISTA TIENE EN EL NORTE DE MADRID
Ahora les hemos visto acudiendo ambos a la casa que Edmundo tiene en Madrid y donde se tomaron hace meses unas fotografías de él saliendo con varias mujeres que dieron mucho que hablar pero que no tuvieron ninguna consecuencia en la relación.
MARIA TERESA BUSCO LA AYUDA DE SU NOVIO PARA BAJAR LAS ESCALERAS Y ÉL NO DUDO EN DARLE SU MANO
El pasado jueves la pareja salía del domicilio de María Teresa en un coche conducido por Gustavo, el chófer de la presentadora y una de sus personas de confianza. Tras permanecer un tiempo en la casa de Edmundo en la zona norte de Madrid, ambos salieron, momento en el que María Teresa se apoyó en su novio para bajar las escaleras y él no dudó en ayudarla a bajar dándole la mano.
A María Teresa la hemos visto muy feliz, no sólo porque ya se ha recuperado de sus problemas de salud sino también por poder disfrutar nuevamente de la compañía de Edmundo, después de su paso por Supervivientes.
La popular presentadora sufrió un ictus el pasado 16 de mayo que le afectó al nervio óptico y por lo que estuvo ingresada unos días y posteriormente se vio obligada a permanecer en reposo en casa y llevar un parche, pero dieciséis días después volvió a recuperar la visión y ahora se encuentra completamente recuperada aunque tiene que acudir a revisiones periódicas.