Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El cineasta experBruce McClure participará este viernes en Pamplona en el ciclo Foco Punto de Vista

El cineasta experimental neoyorkino Bruce McClure participará este viernes, 26 de febrero, en Pamplona, en el ciclo Foco Punto de Vista. La sesión, que se desarrollará a partir de las 19.30 horas en Civican, será precedida de una intervención del artista donostiarra residente en Italia Alex Mendizabal, que ofrecerá un preludio cinematográfico: Nodo y Cortometraje.
Bruce McClure, según han informado en una nota los organizadores del festival Punto de Vista, es un artista para el que la ruina es más interesante que la estructura. Así, han destacado que es el rey de la performance de la proyección
Amado en festivales como Rotterdam y Toronto, el neoyorquino ha sido definido como un artista del para-cine, un cineasta que viaja con varios proyectores de 16mm y los conecta y pone en comunión al mismo tiempo, a veces cargando hasta dos películas en cada uno y acompañando todo con sus pedales de sonido que hacen de sus sesiones eventos tan irrepetibles como imprevisibles. El hecho de que antes de sus actuaciones se repartan tapones para los oídos ya predispone a saber que se entra en un acto que será sobre todo diferente.
McClure visita Pamplona con películas recientes que cargará por primera vez como Two Helpless Young Ones Strike Out y Rotorattler, ambas de 2016 y con una duración entre ellas no mayor de la hora. La primera de ellas la protagonizan dos jóvenes pelícanos que atacan a un intruso que les amenaza en su santuario.
Bruce McClure se licenció en Arquitectura en 1985 y trabajó durante 23 años en pequeños despachos que realizaban proyectos residenciales. En 199, empezó a construir dispositivos para alterar las imágenes móviles y el sonido, siempre con juegos a través de la luz cinematográfica.
A partir de 2008 adoptó al proyector de cine y su sistema de sonido óptico para organizar los sentidos en "interpretaciones de proyección". Estas interpretaciones han tenido lugar en numerosos escuelas técnicas, universidades, cine clubs, museos y festivales internacionales.