Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Menéndez Salmón viaja a un "tiempo posthumano" en 'El Sistema': "El futuro son los próximos diez minutos"

El escritor Ricardo Menéndez Salmón plantea en su nueva novela distópica 'El Sistema' (Seix Barral), premio Biblioteca Breve 2016, la posibilidad de llegar a "un tiempo posthumano", en una obra que debe mucho al escritor J.G. Ballard y su idea asociada de que "el futuro son los próximos diez minutos".
"Vivimos en una realidad muy urgente, con una velocidad altísima, y por eso he ido a un futuro no tan lejano, para poner cierta distancia y poder jugar", ha señalado el escritor en un encuentro con la prensa, tras reconocer que este novela futurista toma referentes presentes.
Así, la isla Empiria sirve de imagen para "el caso griego", muy presente cuando el escritor se lanzó a dar forma a la novela, si bien esa velocidad de los cambios conllevó dificultades al autor. "Era tan rápido todo lo que pasaba con Grecia que cualquier intento de realidad me condenaba al fracaso", ha apuntado.
Asimismo, España aparece caracterizada como la isla Realidad, algo que a su entender "casa muy bien con el país". "Se puede relacionar con esa realidad bien de sainete que vemos cada día en los tribunales, bien con la realidad costumbrista que tratamos de transmitir, especialmente en la mayoría de novelas...", ha aseverado.
'El Sistema' gira en torno al personaje del Narrador --con mayúscula porque "es una novela de mayúsculas"-- que va cambiando su condición de centinela de la sociedad a medida que va pasando por diferentes lugares: la Estación Meteorológica, la Academia del Sueño o el barco 'La Aurora'.
"La novela es muy ambiciosa y aborda temas de actualidad política e íntima: en ella dialoga la Historia con la historia, se habla de la identidad y del miedo al otro, de la dificultad para construir un relato y, sobre todo, en esa última parte se hace una reflexión sobre un futuro que no lleve a la desaparición del ser humano, pero sí a un cambio posthumano", ha apuntado.
LAS ISLAS
Las islas cobran gran importancia y se convierten en un personaje más --el planeta es un archipiélago en el que conviven los Propios y los Ajenos--. "Vivimos un regreso a la isla en la que nos sentimos protegidos, pero si al campo no se le pueden poner puertas, imagínate al mar", ha ironizado.
En este sentido, ha puesto como ejemplo a Reino Unido, país al que "estos días se la han concedido manejos que van en contra de lo que se viene construyendo en Europa". "Todos aquellos propósitos loables de finales de los 70 y principios de los 80 están viviendo una involución", ha lamentado.
En cualquier caso, 'El Sistema' también habla del abuso del poder, con bastantes semejanzas a la realidad. "El poder de 'El Sistema' es bastante parecido a lo que ya conocemos, no es más opresor que la sociedad en la que nos ha tocado vivir", ha señalado.
LA LITERATURA 'REBELDE'
No obstante, Menéndez Salmón sí utiliza la literatura como "lugar de resistencia" a ese poder, a pesar de su complicada situación actual en la que "resulta difícil separarla de la cultura del espectáculo". "La gran literatura ha sido siempre una mala noticia para las distintas formas del control social".
Apoyado en autores como Houllebecq o Don De Lillo para esta obra, el autor ha reiterado su interés por la literatura "como registro de la memoria". "Hay que escribir con aspiración de perdurar y de trascendencia, si perdemos eso, perdemos muchas cosas", ha concluido.