Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

'Michael Jackson posiblemente tomó ocho sedantes más'

Michael Jackson podría haber ingerido ocho pastillas más del sedante lorazepam en la mañana que falleció en el 2009, dijo el viernes un experto que testificó para la defensa en el juicio por la muerte del cantante.
El doctor Paul White, que se espera sea el último testigo de la defensa en el juicio por homicidio involuntario contra el médico Conrad Murray, que atendía a Jackson, también criticó las teorías de la fiscalía sobre lo que sucedió en las horas previas a que el artista fuera hallado sin vida en su cama.
Las autoridades dijeron que Jackson, quien murió el 25 de junio del 2009 a los 50 años, falleció de una sobredosis del anestésico propofol, y que el lorazepam contribuyó al hecho.
Murray admitió haberle dado propofol a Jackson y dos inyecciones de dos miligramos cada una de lorazepam para ayudarlo a dormir. Pero en la autopsia los niveles del sedante hallados en el cuerpo del cantante eran mucho mayores.
White, usando modelos matemáticos sobre los efectos de diferentes dosis de drogas, dijo que Jackson podría haber ingerido otras ocho pastillas de lorazepam durante una larga noche sin dormir, y ello explicaría los niveles hallados en su sangre.
"El hecho de que haya aunque sea una pequeña cantidad de lorazepam (en el estómago) es consistente con la teoría de que ingirió lorazepam vía oral", dijo White.
White criticó una teoría de un experto de la fiscalía presentada la semana pasada de que Murray podría haberle dado a Jackson muchas más inyecciones del sedante de lo que admitió a la policía. White dijo que altas dosis resultarían en la pérdida rápida de conciencia en un paciente.
"No puedo imaginarme a alguien sentado al borde de una cama repetidamente inyectando una gran dosis de lorazepam", dijo White.
White dijo al jurado que parecía inusual que Jackson hubiera muerto de una relativamente pequeña dosis de 25 miligramos de propofol, que según dijo Murray a la policía fue lo que le inyectó al cantante de pop.
Murray niega haber cometido homicidio involuntario pero podría enfrentar hasta cuatro años de prisión si es hallado culpable.
Se espera que la defensa termine de presentar su caso a comienzos de la próxima semana, sin que Murray testifique.