Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ya van dos veces: Michelle Obama sabe conquistar al público latino con su forma de vestir

El viaje a Cuba de los Obama marcará un antes y un después en la historia de los dos países y posiblemente del resto del mundo. Todo estaba estudiado al milímetro: desde que Malia tradujese a su padre porque no entendía el español hasta la ropa que se ha enfundado la primera dama.
Michelle Obama está considerada una de las mujeres más elegantes del mundo, además ha contado siempre con el apoyo de Anna Wintour, que la ha llevado en varias ocasiones a la portada de Vogue e incluso inauguró el pabellón del Met de Nueva York que llevaba el nombre de la editora de moda más famosa del mundo.
Así todo es más fácil, pero la primera dama se ha ganado a pulso que la prensa hable bien de ella con gestos como los que ha tenido en el viaje a Cuba y Argentina. Es cercana, se muestra cariñosa con los niños y ancianos, lucha por los más desfavorecidos y además está muy preocupada con los problemas de obesidad.
En cuanto bajó del Air Force One junto a su marido y sus hijas, todas las miradas se centraron en ella. Estaba elegantísima con un diseño estampado con los colores de la bandera cubana y sin mangas de Carolina Herrera, que se agotó a las pocas horas de que apareciera con él a pesar de que estaba valorado en 2.000 euros y no está al alcance de todos los bolsillos.
Pero éste no ha sido el único guiño latino en su viaje. De Cuba voló a Argentina y otra vez ha vuelto a confiar en un diseñador de habla española. Esta vez con una creación más otoñal, Michelle deslumbró con un Narciso Rodríguez de manga larga y largo midi azul marino con un detalle en naranja, sobrio y a la vez muy elegante.
Su conflicto con Óscar de la Renta
Sin embargo, la primera dama no siempre ha tenido a su lado los diseñadores latinos. De hecho, Óscar de la Renta fue muy crítico con ella por no lucir moda patria y sí de diseñadores extranjeros. "¿Que si me gustaría vestirla? A mí me encanta vestir a todo el mundo. Es una mujer muy guapa y tiene derecho a ponerse lo que quiera. Pero me decepcionó muchísimo cuando recibió al primer ministro chino y ella llevaba un diseñador extranjero. Qué oportunidad tan preciosa perdió de promocionar nuestra industria", dijo el dominicano sobre ella.
Pero esa no fue la única vez. En 2009, tampoco le gustó el look que escogió para visitar a Isabel II porque se había puesto una chaqueta de punto J. Crew que combinó con un vestido de Isabel Toledo. "Usted no, no puede ir a Buckingham Palace con un suéter", señaló el diseñador.
Óscar de la Renta tuvo que esperar hasta el 8 de octubre de 2014 para verla con una de sus creaciones, poco antes de que Peter Copping tomara las riendas de la dirección creativa.