Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La dinastía Ming despliega su "esplendor" en una exposición en el CaixaForum con 126 piezas

Las piezas salen por primera vez del Museo Nankin
El esplendor de la dinastía Ming despliega su "esplendor" en el CaixaForum de Barcelona a través de 126 piezas del Museo Nankin en la exposición 'Ming. El imperio dorado', que tuvo lugar de 1368 a 1644 bajo el gobierno de 16 emperadores.
La exposición, que podrá verse desde este miércoles y hasta el 2 de octubre, está producida por la Obra Social La Caixa y organizada por la empresa escocesa Nomad Exhibitions en asociación con el Museo de Nankin, cuyos fondos acaban de abrirse a la itinerancia internacional.
La muestra sólo podrá verse en Barcelona, después de pasar por Edimburgo (Reino Unido) y Rotterdam (Holanda), ya que después de la capital catalana las obras regresan al museo chino.
El director de Nomad Exhibitions, Tim Pethick, ha asegurado este martes en rueda de prensa que esta exposición trata de ofrecer una nueva lectura de la dinastía, dada la idea vaga que tiene el público general sobre este periodo centrada en los jarrones azules y blancos que si bien "fueron impresionantes", sólo representan el final de la etapa.
"Cada emperador fue distinto", ha reivindicado Pethick, que con esta muestra ha tratado de ilustrar la estructura jerárquica y controlada de la sociedad Ming, y cómo ésta fue sufriendo una metamorfosis a los largo de los años.
También repasa el control interno al que estaba sujeta y cómo fue abriéndose al mundo: "Esperamos que el público español pueda descubrir algo nuevo sobre esta dinastía".
Según la directora general adjunta de la Fundació Bancària La Caixa, Elisa Duran, ésta es la exposición más importante dedicada al arte chino por parte de la entidad, aunque no la primera, y ha defendido: "Es extraordonaria".
Ha asegurado que lo es por la calidad de sus obras, "no sólo las cerámicas", que salen por primera vez del Museo de Nankin --uno de los que mejores fondos alberga sobre esta dinastía--, y también lo es por su discurso expositivo centrado en la influencia de esta dinastía a lo largo de los siglos, logrando la admiración europea hacia China.
"IRRADIABA BELLEZA"
Nankin, que fue la primera capital del Imperio Ming, fue testigo de todo el esplendor Ming --de hecho, este término significa 'gran resplandor'--, así como la prosperidad y riqueza de este imperio, donde se creó una cultura que "irradiaba belleza".
Actualmente, Nankin es la segunda ciudad del sudeste chino, por detrás de Shangai, con ocho millones de habitantes: "Allí se creó una cultura muy vinculada al desarrollo de las artes".
La exposición se divide en cuatro hilos argumentales: el primero son los palacios y las murallas con las destacadas piezas de porcelana; el segundo es la organización de una sociedad ideal y el papel de la mujer, y el último, la relación entre China y el resto de continentes.
PIEZAS DESTACADAS
Entre las casi 130 piezas de la exposición, destaca una pintura sobre rollo que mide 13,5 metros de longitud y representa a mujeres ociosas, que es la primera vez que se expone totalmente desplegada --no está visible al completo ni en el Museo de Nankin "por cuestiones de espacio"--, según ha explicado el director adjunto del centro, Qizhi Wang.
Otra de las piezas relevantes de la muestra es el 'Mapa de los numerosos países del mundo', que ofrecía la visión del resto del mundo por parte de esta dinastía, una pieza de máxima importancia, que tampoco se expone de forma permanente: "Hemos seleccionado piezas extraordinarias de nuestras colecciones".