Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"Moda es encontrar la personalidad"

"Moda" es encontrar la personalidad. O eso dice María Barros. Los desfiles, las modelos, los diseñadores...para poner su toque personal a la moda española. Detrás de su imagen de marca, hay colecciones especiales, una mujer con mucha personalidad y con un sello que le ha abierto un hueco a golpe de patronaje. El glamour vuelve a la capital con la 51 edición de Cibeles Madrid Fashion Week y María Barros estará
Maria Barros se ha ganado su espacio en Cibeles Madrid Fashion Week. Inició su andadura en la pasarela madrileña en febrero de 2009 y fue incluida en la lista de los 100 jóvenes más prometedores de España ese mismo año. Esta edición vuelve a la pasarela con una colección inspirada en las muñecas de porcelana francesas e inglesas de los años 30. Ella es consciente de que no hay claves para el éxito y lo difícil es "mantenerse". Eso sí, siempre "fiel" a su estilo".
"Es muy complicado hacerse un hueco. Estoy en la fase de entrar y hacer un nombre. Cuando llegas, mantener la imagen es lo difícil. Hay que ser muy autoexigente con uno mismo", cuenta la diseñadora que trabajó en Milán a las órdenes de Roberto Cavalli y de la directora de Vogue Franca Sozzani. A pesar, de que Milán fue un punto clave en su trayectoria, Barros no se atreve a confirmar que fuera su camino al éxito.
"No existen los caminos seguros al éxito. Milán fue una vía para continuar mi preparación. En la escuela de Madrid donde estudiaba tenía vínculos con Italia y simplemente fue un cambio de sede. La experiencia fue maravillosa. La gran diferencia con Italia es que allí cuidan la parte empresarial sin perder el diseño", destaca esta gallega.
"La creatividad no está reñida con las ventas"
Uno de los hándicap que ve en los diseñadores españoles es que sacrifican la parte creativa para hacer más comerciales sus colecciones. Ella no está de acuerdo y sentencia que "la creatividad no está reñida con las ventas". "El diseño es fuente de ingresos. La imagen de marca y la creatividad se traducen en ventas", explica aunque sabe que para agradar al mercado español debe renunciar a 'explosiones creativas' porque aquí no gustan.
María Barros traduce en sus prendas lo aprendido y lo intenta complementar con la parte comercial sin perder diseño. "Intento mantener mi filosofía creativa. Ser fiel y mantener el diseño. Las prendas se adaptan para ser más comerciales pero nunca con un cambio radical".
Nacida en lo que podríamos llamar la cuna de la moda española, sabe que Galicia es fuente de diseñadores pero aún se pregunta si es producto de "la casualidad" o se debe "a factores que no llego a percibir". Esta gallega también ha dado el salto al diseño de muebles y reconoce que con ello se le ha abierto una puerta. De momento, volveremos a ver sus diseños sobre la pasarela.