Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Museo del Prado expone por primera vez en Valencia una tabla restaurada del pintor flamenco Adrien Van Stalbent

Una muestra conformada por 60 obras, 52 cuadros y 8 piezas de artes decorativas, del Museo del Prado exhibe en el Centre del Carmen de Valencia el lenguaje de los objetos a través de la pintura como "depósitos de memoria" y como canales de "mucha información" para transmitir estilos de vida, modas en el vestir, oficios, creencias y costumbres a lo largo de la historia.
Los cuadros que componen la exhibición son creaciones de pintores del panorama artístico europeo --España, Francia, Italia y Países Bajos-- de los siglos XV al XX. Asimismo, presenta por primera vez al público una tabla del XVII, 'El geógrafo y el naturalista', del pintor flamenco Adrien Van Stalbent que ha sido restaurada para la ocasión.
Esta exposición, titulada 'Los objetos hablan. Colecciones del Museo del Prado, se inaugurará este jueves por la tarde y permanecerá abierta al público hasta el 25 de septiembre. Se trata de una muestra itinerante que cuenta con la colaboración de la Obra Social La Caixa, que ha recorrido distintas ciudades españolas desde que comenzó su andadura en Girona en octubre de 2013 y que recoge, entre las de otros autores, obras de ocho pintores valencianos como Ignacio Pinazo, Joaquín Sorolla, Tomás Hiepes, Alonso Sánchez Coello, Vicent López, José de Ribera, Jerónimo Jacinto Espinosa y Cecilio Pla.
Esta propuesta se ha elaborado con una "marcada vocación didáctica" con el fin de "contar a través de los cuadros historias y transmitir ideas", como ha explicado el director adjunto de Conservación e Investigación del Prado, Miguel Falomir, en la presentación de la muestra. "Hay una combinación de obras de gran calidad, de grandes nombres de la pintura, pero también un fin didáctico", ha dicho.
La exhibición ha sido creada por el departamento de Contenidos Didácticos de El Prado, cuyo jefe, Fernando Pérez, es el comisario de la muestra. Pérez ha insistido en el "sentido didáctico" de las 60 obras que se pueden ver en el Carmen y ha asegurado que su "hilo argumental" es "la importancia de los objetos de la vida cotidiana como depósitos de memoria" para conocer "de qué modo era una época" determinada.
"En la exposición jugamos con el tiempo y con el espacio, algo que no se hace en un museo tradicional. Aquí vamos saltando de un siglo a otro" para mostrar el lenguaje de los objetos, ha afirmado el comisario. Ha resaltado que la pieza más antigua que se exhibe es una tabla del Taller de Jan Massys que representa a San Jerónimo en torno a una calavera, del siglo XVI, y la más reciente, el óleo de Cecilio Pla 'Mujer en la Playa' de principios del siglo XX.
La muestra, como ha precisado Fernando Pérez, está dividida en cuatro secciones. La primera de ellas, llamada 'La clave está en el objeto', es "una primera toma de contacto con la exposición que plantea la importancia de fijarse en un objeto de un cuadro porque da mucha, tanto el escondido como el del primer plano". La segunda parte, 'Los objetos nos retratan', se centra en moda, accesorios, herramientas de trabajo y gastronomía, con "bodegones que hablan de los usos gastronómicos y dioses y santos como símbolos parlantes".
"TODOS LOS PÚBLICOS"
La tercera sección, 'Un mensaje escondido', es una "segunda o tercera lectura de los objetos, con flores, que reflejan la belleza y el paso de la vida; calaveras, velas, medallones, relicarios, crucifijos o insignias de poder". La cuarta y última parte está dedicada "al coleccionismo de los objetos de uso habitual o los artísticos". Este apartado, en el que se hace referencia "al interés por coleccionar" objetos que "con el paso del tiempo pueden llegar a ser piezas de museo", se cierra con una paleta de colores del pintor Eduardo Rosales.
El comisario ha declarado que "con todos estos guiños y juegos" se ha logrado una exposición que además de "didáctica" es "accesible a todos los públicos" porque "todos se pueden sentir identificados con algún objeto". Así, ha agregado que se ha pretendido también que los "objetos, además de hablar" puedan "dialogar" con quien los observa.
El director adjunto de Conservación e Investigación del Museo del Prado ha valorado la celebración de muestras como ésta porque se organizan "para dar a conocer en las distintas zonas geográficas de España fondos" de este recinto cultural ubicado en Madrid. "El Museo del Prado está en Madrid pero es un museo nacional, para todos", ha indicado Falomir, que ha resaltado las líneas de actuación de este espacio para que sus fondos puedan ser conocidos por todos los españoles.
En la presentación de la muestra han participado también el secretario autonómico de Cultura, Albert Girona; el director del Consorcio de Museos de la Comunitat Valenciana, José Luis Pérez Pont, y el director territorial de CaixaBank de la Comunitat Valenciana, Bibiano Martínez.
Girona, que ha recordado su condición de "historiador profesional", ha valorado el contenido y el objetivo de la exhibición por dar a conocer las "obras de arte como fuente histórica y de memoria". Así, ha aseverado que "las épocas y las personas se reconocen con los objetos del entorno en el que se mueven".
"TERRITORIALIZAR LA CULTURA"
El responsable autonómico ha subrayado también la importancia de "territorializar la cultura" y de hacerla llegar a todos los públicos, al tiempo que ha agregado que en iniciativas como ésta se reconoce como "gestor público de la Generalitat" por ser "una muestra de la gobernanza colaborativa y de las sinergias" impulsadas "con instituciones privadas". Ha valorado la colaboración con El Prado y la Obra Social La Caixa.
Pérez Pont, que ha coincidido en resaltar esa cooperación, ha resaltado la oportunidad que la exposición ofrece para acercarse a los objetos y apreciar detalles a los que "no se les da gran importancia por estar superados por las grandes creaciones". Igualmente, ha destacado la "calidad" de las piezas que se muestran.