Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Museo del Prado homenajea al primer libro de historia del arte con fotografías en 'Copiado por el sol'

El Museo del Prado ha presentado, en el marco de 'PhotoEspaña', la exposición 'Copiado por el sol', en la que se homenajea al primer libro de historia del arte publicado en el mundo que se ilustró con fotografías a través de los materiales empleados para su publicación.
'Talbotype Illutrations' fue el cuarto volumen del libro 'Annals of the Artists of Spain' y constituye un extraordinario testimonio de cómo el arte español llegó a ser conocido en Gran Bretaña de la mano del hispanista William Stirling Maxwell.
Esta muestra reúne, por primera vez, los diversos materiales empleados para la elaboración de 'Talbotype illustrations' (pruebas de taller, modelos a partir de los cuales se tomaron las imágenes, etc.), así como información sobre los precedentes del proyecto.
Además, alberga siete de los ejemplares mejor conservados de este volumen ilustrado de los 'Annals', "tan frágiles que muy pocos, incluidos académicos especializados, han podido alguna vez ver una copia", según señala la pinacoteca.
'Annals of the Artists of Spain' fue publicado por el coleccionista e hispanista inglés Maxwell. La obra se concibió como un conjunto de cuatro volúmenes; los tres primeros, con texto de Stirling Maxwell, se editaron en 1848 y el cuarto fue un suplemento de ilustraciones destinado a los amigos y colaboradores de Stirling, del que solo se editaron 50 ejemplares dedicados para amigos, familiares, colaboradores, coleccionistas y bibliotecas, y del que solo se conservan 25.
Todos estos ejemplares conservados se mantienen con diferentes niveles de degradación, con desvanecimientos perimetrales más o menos acusados en función de factores químicos y ambientales. Las causas de este desvanecimiento están vinculadas a lo temprano de su fecha, en un momento en que los procedimientos fotográficos de negativo y copia estaban todavía desarrollándose y no habían alcanzado un nivel adecuado de estabilidad.
Por ello, su exposición hoy en día está sujeta a estrictas condiciones de iluminación, temperatura y humedad. Con este libro, el arte español alcanzaba carta de naturaleza fuera de nuestras fronteras al reproducirse obras de artistas españoles de los siglos XVI y XVII, además de Goya. Reunía en total sesenta y ocho reproducciones fotográficas realizadas por el fotógrafo Nicolaas Henneman bajo la supervisión de Stirling.
LOS TALBOTIPOS
El procedimiento fotográfico empleado fue inventado por William Henry Fox Talbot (1800-77), por lo que los negativos en papel recibieron el nombre de talbotipos. Nicolaas Henneman (1813-98), ayudante de Talbot, fundó un establecimiento en que se produjeron las primeras fotografías realizadas con esta técnica, cuyas limitaciones condicionaron el modo de realizar el libro.
La sensibilidad de los negativos a la luz era baja, por lo que las tomas se realizaban en exteriores. El tiempo de exposición era prolongado debido a la poca sensibilidad del papel y, por otra parte, variaba según las condiciones lumínicas, aumentado en los días nublados, aunque se evitaba realizar tomas en días de sol intenso para eludir excesivo brillo.
Las copias también se realizaban bajo la luz del sol, poniendo en contacto el negativo de papel con el papel emulsionado del positivo. La inestabilidad de esta nueva técnica, basada en la preparación manual de papeles con productos químicos, motivó que ya durante el proceso de obtención de los negativos y las copias se observaran deficiencias que afectaban a su conservación.
Stirling quiso a través de este libro incorporar la nueva técnica fotográfica como instrumento al servicio de la Historia del Arte. De esta manera sustituyó los grabados y litografías por fotografías que permitían reproducir las obras de una manera más sencilla.
LA LUZ DEL SOL
Sin embargo, la necesidad de fotografiar bajo la luz del sol impedía retratar los originales que se encontraban en el interior de los museos e iglesias de España. Por ello en muchas ocasiones Stirling tuvo que recurrir como modelo para sus fotografías a aquellos grabados y litografías que reproducían las obras de arte y que formaban parte de su colección y de su biblioteca.
En otros casos, Stirling contrató a artistas para que realizasen en Sevilla y París copias al óleo o acuarela de obras que le interesaban y que nunca habían sido reproducidas, y que después fueron fotografiadas. En ocasiones excepcionales pudo reproducir originales, siempre de obras de pequeño formato --relieves, dibujos, libros y estampas-- que fueron trasladadas al taller de Henneman procedentes de la colección de su amigo, el escritor y viajero por España Richard Ford (1796-58).
En colaboración con el Centro de Estudios Europa Hispánica (Madrid) y el National Media Museum (Bradford, Inglaterra), el proyecto se completa con dos volúmenes coeditados por el Museo del Prado y Centro de Estudios Europa Hispánica, uno con los estudios y el catálogo razonado de las fotografías que componen el libro de Stirling y otro que recrea el facsímil ideal de las Talbotype illustrations, reconstruido digitalmente para ofrecer una idea de cómo pudo ser el libro en el momento de su producción antes de su desvanecimiento.