Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Obras de Sorolla se expondrán por primera vez en Alemania en una exposición en el Kunsthalle München desde hoy

La muestra se compone de cerca de 80 pinturas que después visitarán Francia y volverán a España a finales de año
El Museo Kunsthalle München acogerá, del 4 de marzo al 3 julio de 2016, la primera exposición monográfica que se realiza sobre Joaquín Sorolla en Alemania, después de que el artista mostrara su trabajo en esTe país una única vez, en 1907, según informa el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.
La exposición Sorolla en París, comisariada por Blanca Pons-Sorolla y María López Fernández, cuenta la historia del reconocimiento internacional de Sorolla, desde el primer viaje del artista a París, con tan sólo 23 años, hasta su consagración como gran pintor de las élites de su tiempo. Contará con cerca de 80 pinturas, de las cuales 29 pertenecen al Museo Sorolla, y 40 "notas de color", obras de pequeño formato, también de la colección del Museo madrileño.
La muestra presenta cinco grandes secciones y un epílogo: 'Sorolla en el salón', 'El mar. El triunfo de la luz y el color', 'Intimidad', 'Hijo de Velázquez', 'Sorolla cosmopolita: elegantes, jardines y paisajes' y 'Estudios, apuntes y notas de color'.
En concreto, 'Sorolla en el salón' revela cómo, a partir de 1890, el pintor comienza a presentar sus obras en los grandes certámenes internacionales, especialmente en las exposiciones de Berlín, Munich y Viena, en la Bienal de Venecia, y por supuesto, en el Salón de París, donde todos los artistas acudían en busca de fama y prestigio.
En 'El mar. El triunfo de la luz y el color', se constata cómo los triunfos alcanzados por Sorolla en sus grandes exposiciones internacionales tienen como principal protagonista el mar Mediterráneo; mientras que en 'Intimidad', la nueva valoración que adquiere la familia y el reconocimiento de los sentimientos experimentados dentro del hogar ocupan un lugar cada vez más importante en la obra de los artistas de fin de siglo, al tiempo que el retrato infantil comenzaba a ser un subgénero cada vez más valorado.
En 'Hijo de Velázquez' se hace referencia al fervor reverencial por Velázquez; y en 'Sorolla cosmopolita: elegantes, jardines y paisajes' se exponen composiciones de tamaño mediano, en un momento en el que Sorolla ha consolidado su triunfo y abandona ya los grandes formatos y su presentación en certámenes abiertos en favor de exposiciones individuales que recorrerán los principales escenarios artísticos europeos y americanos.
Por último, en 'Estudios, apuntes y notas de color', se refleja cómo, de forma paralela a la elaboración de sus grandes lienzos, Sorolla trabajó de forma continua en obras de pequeño formato, realizadas bien como esbozo de cuadros de mayor envergadura, bien por el mero placer de pintar.
EXPOSICIONES EN FRANCIA Y ESPAÑA Y PUBLICACIÓN DE UN CATALOGO
La exposición, una vez clausurada en el Museo Kunsthalle München, se presentará sucesivamente en el Museé des Impressionismes, Giverny (14 julio-6 noviembre) y llegará al Museo Sorolla para ser expuesta del 16 de noviembre de 2016 al 15 de marzo de 2017, en la que será la primera gran exposición internacional que acogerá su Casa Museo.
Un extenso catálogo, editado por El Viso, recogerá las aportaciones de expertos internacionales en la obra de Sorolla; y será publicado en alemán, francés, español e inglés.
A través de las pinturas que se exponen en esta muestra, que en su mayoría constituyen las obras maestras de su producción, Sorolla buscaba labrarse un prestigio internacional demostrando la calidad de su técnica, la originalidad de su estilo y la modernidad de sus propuestas.
Así, como destaca Cultura, las obras ponen de manifiesto cómo se forja el personal estilo de Sorolla y se modela principalmente en el París de fin de siglo, crisol de todas las tendencias artísticas modernas, donde el artista establece una sólida red de relaciones artísticas con grandes pintores, mecenas y marchantes.
Las obras que Sorolla presenta en París se adaptaban a los grandes formatos de estilo académico pero con novedades estilísticas ya que el pintor experimenta la intensidad y luminosidad propia del impresionismo a lo que suma el prestigio de los viejos maestros. Desde los inicios de su carrera, Joaquín Sorolla tuvo la vocación de convertirse en un pintor internacional, participando en todos los grandes certámenes internacionales y cosechando importantes reconocimientos, entre otros, el Grand Prix de la Exposition Universelle de Paris de 1900.
Como colofón a lo éxitos obtenidos, Sorolla realiza, entre 1906 y 1908, exposiciones monográficas en París, Berlín y Düsseldorf, Colonia y Londres, y se consolida como el artista español más apreciado gracias a la luz de su pintura, a su pincelada y a su colorido excepcional.