Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Oxicodona, la droga de moda en Hollywood

Heath Ledger y Michael Jackson eran adictos a la Oxicodona y murieron por sobredosistelecinco.es
La Oxicodona es un analgésico muy potente que se ha convertido en la droga de moda entre los famosos de Hollywwod. Derivado de los opiácesos, se toma por vía oral para paliar fuertes dolores y sus efectos son parecidos a los que producen otras drogas como la heroína y la morfina.
Estrellas de la música, leyendas del cine o figuras de los medios de comunicación han caído en la adicción. Unos han sufrido un viaje sin retorno entre sus efectos, otros han tenido más suerte y siguen con vida o en tratamientos de desintoxicación. Como todas las drogas, la Oxicodona genera una adicción, que por desgracia, se ha llevado muchas vidas.
La autopsia al rey del Pop, Michael Jackson reveló una sobredosis de esta sustancia recetada por su médico. Es a partir de 1995 cuando en Estados Unidos empiezan a darse los primeros casos de adicción a esta sustancia que normalmente se toma junto con Parecetamol. Por desgracia, la gran mayoría de muertes relacionadas con esta droga se ha atribuído también la ingesta de sustancias depresoras como el alcohol o las benzodiacepinas.
La Oxicodona también se llevó al actor australiano Heath Ledger. La autopsia reveló que el joven de 28 años fallció por una intoxicación aguda de oxicodona mezclada con otras pastillas como el diazepan. Las recetas revelaron que se le habían recetado estos medicamentos para controlar el insomnio, la ansiedad, la depresión o el dolor.
Pero no han sido los únicos. La actriz y cantante Courtney Love sufrió en 2003 una intoxicación y fue detenida por la Policía por posesión de Oxicodona. Ese mismo año, el locutor de radio estadounidense Rush Limbaugh hizo pública su adicción a los analgésicos opioides, entre ellos la oxicidona y anunció su intención de someterse a una terapia de desintoxicación. 
¿Por qué es tan adictica la Oxicodona?
La Oxicodona es una opiáceo muy fuerte. Si la heroína fue la droga de los ochenta, la Oxicodina es la del siglo XXI y sus efectos son prácticamente los mismos. Los opiáceos son los responsables del placer y suprimir el dolor y el proceso de desitoxicación es muy duro. Los pacientes se muestran inquietos y son incapaces de experimentar placer.
Los adictos a la Oxicodona experimentan sentimientos de grandeza y aumento de energía. Se sienten invencibles. Sin embargo, cuanto más se toma, la persona adquiere una mayor tolerancia a la sustancia que requiere grandes cantidades de la misna y dependencia física.
Las personas que abusan de la Oxicodona también experimentan síntomas de abstinencia como diarrea, vómitos e insomnbio, escalofríos y movimientos descontrolados de pierna. El  caso más grave es la sobre dosis y es potencialmente mortal. El síntoma es una depresión respiratoria en la que el corazón se ralentiza hasta que deja de funcionar por completo.
Droga de élite
Se trata de una droga que prevalece entre la gente adinerada; en definitva la élite, debido a su elevado precio. Cuesta entre 20 y 40 dólares cada pastilla. De hecho, debido a que está regulada adquiere precios astronómicos en el mercado negro superando el precio del oro entre treinta y sesenta veces.
Celebridades han llegado a gastar miles de dólares cada semana para conseguir estas píldoras. Aun así, quien es adicto a la Oxicodona ha buscado antes otro tipo de narcóticos para paliar dolores. Al final, se acaba engañando a médicos para conseguir la receta o acudiendo al mercado negro.
Mitigar daños
Purdue Pharma LP, es la compañía farmaceútica que fabrica Oxicodina. En 2010 y debido a la manipulación y mal uso que  se estaba haciendo decidió hacer que las pastillas fuesen más difíciles de manipular para evitar que fuesen fáciles de cortar, romper, machacar o disolverse para liberar más medicamentos. La compañía también puso en marcha una estrategia de mitigación e hizo una campaña sobre los riegos de la Oxicodona.
Los pacientes que tienen antecedentes personales o familiares de abuso de sustancias, sean drogas o alcohol tienen un mayor riesto de sufrir un abuso de opiáceos. Todos los pacientes que reciben opioides deben ser controlados porque la actividad criminal y el abuso de drogas no debe influir en el profesional de la medicina a la hora de prescribir estos medicamentos para paliar un tipo de dolencia.