Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pierre Bergé podría volver a vivir con los dos polémicos bronces chinos

El empresario Pierre Bergé dijo hoy que volverá a conservar en su casa los dos bronces chinos de la colección Yves Saint Laurent que fueron subastadas en París, si se confirma que su comprador no los va pagar, tal y como anunció desde Pekín.
Las dos figuras del siglo XVIII, reclamadas por Pekín y que representan una cabeza de rata y otra de conejo, formaban parte de la colección privada Yves Saint Laurent-Pierre Bergé, subastada la semana pasada por Christie's.
Bergé recordó, en declaraciones a la emisora France Info, que las dos piezas de bronce estaban en su casa y "a ella volverán si es preciso" y agregó: "continuaremos viviendo juntos ellas y yo".
El gerente de galería privada de arte Xinhe, en la ciudad de Xiamen (sureste de China), Cai Mingchao, anunció hoy que fue él quien ofreció por las obras 28 millones de euros (35 millones de dólares), pero matizó que "el dinero no puede pagarse" y que realizó esa oferta "representando a todo el pueblo chino".
Las autoridades chinas reclamaron las piezas sin éxito hasta antes de las subasta mientras Bergé dijo que estaba dispuesto a donarlas a China si se comprometían a respetar los Derechos Humanos, algo que Pekín calificó de "ridículo".
Las piezas de la discordia fueron robadas por las tropas franco-británicas hace 150 años, durante la segunda Guerra del Opio (1856-1860), y formaban parte de un conjunto con otras cabezas de animales creado para el antiguo Palacio de Verano de Pekín. EFE