Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un Príncipe para Laura: Un deseo envenenado acaba con la paz en el reino

Ayer llegó a nuestras pantallas otra nueva página del cuento de Laura. Como siempre, las risas estuvieron aseguradas con los destornillantes caballeros, que son capaces de hacer cualquier cosa por su princesa. El capítulo estuvo acompañado de muchas sorpresas inesperadas y, como cualquier cuento, de muchos giros inesperados. ¿Acabarán comiendo perdices? En las primeras líneas de esta historia, la bruja Luján concede a Laura deseo de traer otro asesor. La Princesa no titubea y tiene que claro que quiere traer a una persona que la conoce muy bien, que no es otro que ¡Atención! Su exnovio. Luján o "Bruján", como la llaman en el reino, se queda estupefacta y decide proponerle algo mejor: que su exnovio, Berto, se infiltre entre los pretendientes.
Ayer llegó a nuestras pantallas otra nueva página del cuento de Laura. Como siempre, las risas estuvieron aseguradas con los destornillantes caballeros, que son capaces de hacer cualquier cosa por su princesa. El capítulo estuvo acompañado de muchas sorpresas inesperadas y, como cualquier cuento, de muchos giros inesperados. ¿Acabarán comiendo perdices?
En las primeras líneas de esta historia, la bruja Luján concede a Laura deseo de traer otro asesor. La Princesa no titubea y tiene que claro que quiere traer a una persona que la conoce muy bien, que no es otro que ¡Atención! Su exnovio. Luján o "Bruján", como la llaman en el reino, se queda estupefacta y decide proponerle algo mejor: que su exnovio, Berto, se infiltre entre los pretendientes.
Mientras tanto, en los aposentos de los Únicos, Borja, el adicto al sol quiere depilar al "paliducho" César para, cómo él dice, "arreglarle por fuera, aunque no tiene arreglo". El torturado César se inunda en gritos, mientras clama a su "Virgen bendita de los remedios" y luego sentencia que nunca será metrosexual.
Con todo este panorama, el "rindombante" y cantarín paje congrega a todos los conquistadores para anunciarles que deberán reunirse. Parece que va a acercarse un fuerte vendaval en el principado de Laurita, y Lujan trae malas noticias en forma de "regalo". El valiente experto zombie se atreve a abrir el regalo, después de conocer los ataques zombie está preparado para cualquier cosa, y gracias a su coraje consigue una cita con la princesa, siendo victima de todas las burlas de sus compañeros en el confesionario.
Se abren las puertas de palacio y todos temen encontrarse con un chico guapo que derroche aires de competencia y sin embargo "aparece un pinkfloyd" como dice Marc, el guapo. Berto, el "nuevo pretendiente" no ha tenido una entrada espectacular como él se esperaba y ha empezado la relación con sus compañeros con el pie izquierdo.
El "Encantador de Zombies" y Laura tienen su primer encuentro amoroso. Él, como buen caballero, decide tener un detalle con su doncella y le regala una bolsa de gominolas ¡Abierta! Además comparte sus deseos más íntimos con la princesa, le confiesa que le hubiese gustado nacer bisexual, pero que no se ha dado el caso, pero esto no es todo, también le destapa que tiene un amigo elfo, quién se operó las orejas para tenerlas como tal.
Laura sus dos asesores y su doncella, Sira, juegan al programa La Voz, pero un tanto particular. Todos los concursantes de conceden una canción distorsionada con helio, pero a la princesa la única voz que le convence para darse la vuelta es la de su ex, quién le dedica un rap personalizado.
Después algunos de los conquistadores van a la piscina, con tropezón de españolito incluído, y un heavy depilado. Cidoncha hace eco de su fama de galán y convierte en realidad el sueño de Laura. El españolito le concede un hijo morenito llamado Will Cidoncha, por supuesto, que por suerte para la Laura, a la que el niño le da algo de miedo, es tan sólo un muñeco.
Berto rememora tiempos pasados teniendo una cita con la princesa, pero para pasarle informe de los pretendientes, aunque no le aporta mucha información. Su exnovio lo que en verdad quiere es decirla algo, le confiesa que quiere a todos fuera y que ha venido a por ella desde primer momento. Laura se troncha de risa y se limita a decirle que investigue más.
Otro grupo de pretendientes se va con la leal Sira a probar Poncha y César prueba por primera vez el alcohol. El pobre candidato a príncipe casi vomita y ahora sus compañeros han pasado de llamarle "el coplas" a "el copas". Mientras tanto, Bruno, o su semilla del mal, intenta convencer a Sira de ser el Príncipe para Laura alegando que es de Madrid y todo sería más fácil.
El áspero Mateo se lleva a otro grupo al gimnasio, lugar muy habitual de , que asegura ser un chico de gimnasio, a pesar de las apariencias. Mateo le cuenta a Hilton la teoría que sobrevuela por el reino de que él está en el grupo de los guapos porque actúa como tal, no porque lo sea. Al primo de Paris no le hace mucha gracia, pero él está convencido de tener todo el prestigio para estar en el grupo de los más hermosos.
Pepa y Manu, los melenitas o el dúo sacapuntas puntasaca como los llama Laura, le dan un masaje a la princesita en los brazos. Manu y su especial risa alegran a la protagonista, que no puede parar de reir y Pepa dice que en su vida normal "lee los emails", debido a este particular comentario sobre su rutina, la princesa y manu tienen un ataque de risa contagiosa. Los dos rivales han hecho muy buenas migas y aseguran que si laura se fuera con el otro se alegrarían.
Los guapos se reagrupan y llega a la habitación el exnovio,"el piraña" como le llaman ellos, que ha avivado los humos entre los bellos de reino. Berto viene dando caña y picando a sus compañeros, asegura tener mucha mente y Pablo le dice "pues los frikis están abajo". Los gallitos no le quiere y la tensión se masca entre ellos.
Los asesores le cuentan todo a Laura y Bruján aparece con semblante diabólico como normalmente para decir que hay que eliminar, pero la batuta no la llevará Laura, sino el mustio Mateo. El amigo de Laura dice que lo tiene clarísimo y expulsa al hombre hecho sonrisa, Hilton. El latino se marcha entre lágrimas y apoyado por sus compañeros, como el surfero Pablo que también rompió a llorar.
Una vez mandado otro sapo a la charca, Laura anuncia su favorito, que resulta ser el radiante Pablo y después elige cita con Bruno, el encantador de serpientes. ¿Esta vez será un encanto o una serpiente? El truán la organiza un plan de lo más novedoso, peli manta y vino. Laura le pregunta que si le gusta tener relaciones asentadas y él contesta "me gustan más otras cosas"y deja caer una risilla floja. Laura le dice que parece que está un poco mayor y el se excusa y dice que es por la barba, el golpe bajo no le desanima y sigue pico y pala.
Mateo por fin lanza la pregunta que nos preguntamos todos los espectadores ¿Qué es ser Nerd? Naut soluciona su duda rápido "Nerd significa que si entras a mi habitación, los comics ocupan más sitio que mi cama".
Ana también da calabazas y el elegido fue "indiana". Laura destapa el pastel de su ex y declara que es su "primer amor y mejor amigo", ante la mirada atónita de todos los aspirantes a príncipes. Berto es el siguiente encargado de convertir a algún conquistador en sapo y expulsa a la competencia directa ¡el favorito de Laura! Su coartada es que Pablo prima su surf a la princesa y lo manda de vuelta al mar.
La Princesa, muy enfadada, no recibió nada bien esta noticia "Me hiciste daño una vez y me lo has vuelto a hacer" declaró a su ex y el surfero destapa los sentimientos de Berto "tienes miedo porque todavía te gusta. El favorito abandona con lágrimas en los ojos y con la frase "nunca sabes o que tienes hasta que lo pierdes" resonando en su cabeza. A las risas del exnovio, que abandona el cuento, le hacen competencia los llantos de una resiganda Laura. Parece que la princesa pidió un deseo envenenado.
Este giro tan inesperado da la vuelta al cuento. El exnovio malvado se venga y la princesa forma un río de amargas lágrimas. El despecho no es plato de buen gusto y por eso Berto abandona el encantador castillo, pero con los deberes hechos y una venganza muy fresquita. Veremos cómo continúa este cuento en el siguiente capítulo, que también vendrá con un nuevo inquilino sorpresa entre los muros de palacio. ¿Quién será?