Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Recuerdos enterrados

Henryk Ross era un fotógrafo deportivo, pero la guerra le cambió el rumbo a su vida. El Museo de Arte Contempóraneo muestra más de 150 imágenes de este hombre que retrató la vida y la muerte en el gueto polaco de Lotz. 'Recuerdos enterrados', es el título de la exposición que ha organizado PhotoEspaña08 hasta el 30 de junio.
Cuando los alemanes invadieron la ciudad polaca de Lodz, donde Ross vivía, tomó su cámara de fotos y trabajó para el departamento de estadística del gueto en el que se vieron atrapados miles de judíos.
Lodz llegó a ser el segundo mayor gueto de Polonia durante la invasión nazi de la Segunda Guerra Mundial. Tomó más de 3.000 fotografías.
Retrató la vida y la muerte. Retrató la lucha por la supervivencia, la desnutrición, el trágico camino hacia los trenes con parada en los campos de exterminio. Congeló también imágenes amables del día al día, en un intento por mantener la normalidad. Celebraciones, nacimientos o reuniones familiares.
Las fotos nos ha llegado porque Henryk Ross las enterró antes de que se desmantelara el gueto en 1944.PhotoEspaña, trae a Madrid un ejemplo de este vasto archivo.