Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Restaurador de Capilla Sixtina alaba las obras de San Nicolás que culminarán antes de lo previsto

Aplican la técnica "pionera" de la biolimpieza con bacterias que limpian en tres horas la zona de forma inocua
El restaurador de la Capilla Sixtina, Gianluigi Colalucci, ha alabado este martes los trabajos que se están realizado para recuperar los frescos de Dionís Vidal de la Iglesia de San Nicolás, que se prevé que culminen unos meses antes de la fecha inicial prevista de enero de 2016.
Colalucci ha visitado este martes este proyecto llevado a cabo por la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) y el Arzobispado con apoyo de la Fundación Hortensia Herrero, que ha aportado 2,5 millones de euros al proyecto de restauración general del templo, cerca de un millón correspondientes a la fase actual.
Al respecto, ha destacado que esta restauración está permitiendo " ver una obra de arte muy interesante" del pintor de Dionís Vidal, encargado de ejecutar el programa pictórico que ideó su maestro Antonio Palomino a finales del siglo XVII gracias a una "restauración bien hecha". "No es fácil pero aquí la restauración muy bien hecha", ha alabado.
En ese sentido, ha resaltado que le gusta "muchísimo" estos frescos que demuestra "el carácter y un sentido muy fuerte de la decoración" de Vidal a pesar de que "no era fácil decorar esta pintura". De este modo, con este proyecto Valencia redescubre "una nueva riqueza" porque antes de estas obras "no se veía nada" y "ahora se contempla una maravillosa pintura".
Por su parte, la investigadora del Instituto de Restauración del Patrimonio de la UPV y directora del proyecto, Pilar Roig, ha destacado que las obras "van perfectamente" y que "se están cubriendo sobradamente" los plazos establecidos con lo que espera que concluyan en noviembre o diciembre de 2015.
Roig ha explicado que ya se desmontó el andamio de la primera crujía, que ya se puede ver desde abajo, y que el 4 de noviembre se quitará el de la segunda crujía y se está empezando con la tercera. De este modo, el público que entre podrá observar la evolución de la restauración y comprobar "lo sucio" que estaban las pinturas y su estado original. En total, son seis crujías.
Los frescos de esta iglesia, cuyo origen era una mezquita que se reconvirtió en un templo cristiano en el siglo XIII tras la llegada a la ciudad de Jaume I el Conquistador, datan de 1697 y principios de 1700. Así, ha señalado que se ha encontrado una inscripción anno 170 y falta la última cifra que se calcula que es 1.
En ese sentido, ha destacado que lo "más interesante" de este proyecto ha sido descubrir a Vidal porque "había mucho repinte" y cuando se han eliminado "sale todo el color y se descubre que estaba muy bien ejecutado técnicamente". "Es una gozada descubrir a un Dionis Vidal impresionante que domina la perspectiva, el escorzo, y el color", ha señalado.
No obstante, ha comentado que otras veces no tienen "tanta suerte" y debajo del repinte, que realizó Renau padre a finales del XIX principios del XX, "no hay nada". En estos casos, cuando el repinte es "digno" se deja porque "forma parte también de un documento para la historia".
TRABAJOS COMPLICADOS
Asimismo, ha indicado que "lo más complicado" está resultando la consolidación ya que había unas grietas que atravesaban las nervaduras. Así, ha enfatizado que "la particularidad" de esta obra es que la estructura gótica "se mantiene tan cual". Por ello, Vidal tuvo que pintar los espacios, las crujías, los nervios, lo que hace a San Nicolás una iglesia "completamente singular".
La humedad ha sido lo que más ha perjudicado los frescos ya que las ventanas "cerraban mal y entraba el agua", así como las grietas producidas por las presiones que ejercía la torre campanario, que es de grandes dimensiones, sobre todo en la primera crujía.
Sin embargo, ha destacado el equipo "de gran nivel" que participa en los trabajos seleccionados en "un proceso durísimo" ya que tuvo que pasar por un examen teórico eliminatorio, presentar el currículum y una entrevista, que permitieron seleccionar a los 10 técnicos de "primera fila".
Además, una vez consolidados los trabajos el mismo equipo mantendrá "una restauración preventiva" colocando unos elementos para detectar cambios bruscos de temperatura y humedad y cualquier anomalía. "No se puede dejar la obra y decir me voy sino que debe seguir un mantenimiento y un seguimiento", ha resaltado.
Al respecto, ha destacado que estas obras de restauración permiten "una investigación constante" y permite la trasferencia de conocimientos y tecnologías de la universidad. "Investigación aplicada", ha señalado.
TÉCNICA PIONERA
De hecho, ha resaltado que en estas obras se está aplicando de forma pionera la biolimpieza con bacterias en zonas pequeñas en las que otros productos no dan resultado. Esta técnica consiste en "educar" a bacterias en el laboratorio alimentándolas con el producto que se quieren limpiar, posteriormente aplicarlas en la zona que se quiere restaurar y luego se retiran.
Las ventajas de este sistema es que resulta muy económico, es rápido, en tres horas se completa la limpieza sin ningún resto, se elimina sin problemas y es inocuo para el restaurador, y para el medioambiente, ha resaltado.
Así, ha destacado que Valencia es pionera en esta técnica que se inició en Santos Juanes, y que se ha utilizado para limpiar "los goterones de cola" que cayeron en el siglo XIX al aplicar el barniz sin tener en cuenta los efectos de la gravedad y que no había forma de eliminar con ningún producto. "Es algo absolutamente novedoso e innovador", ha señalado.