Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rolando Villazón cancela la interpretación de "Carmen" en 2010

El tenor mexicano Rolando Villazón durante su actuación en el programa de la televisión alemana "Wetten Dass...?", grabado en el Olympiahalle de Múnich (Alemania), el 21 de marzo pasado. EFE/Archivotelecinco.es
El tenor mexicano Rolando Villazón ha cancelado un compromiso que tenía con la Ópera de Viena para estrenar una versión de la "Carmen" de Georges Bizet en mayo de 2010.
"Después de mi operación quiero planear mis apariciones de forma concienzuda y he decidido retirar de mi repertorio el papel de Don José", explicó el tenor mexicano a la revista austríaca "News", que sale a venta mañana.
Villazón había cancelado todos sus compromisos hasta 2010, después de que se le interviniera un quiste en una cuerda vocal, pero se esperaba su reaparición en todos los papeles a partir de esa fecha.
El tenor asegura que tratará de buscar alguna fecha alternativa para poder actuar ante su "querido público vienés", que tiene en el mexicano a uno de sus tenores favoritos.
Por su parte, el director de la Ópera de Viena, Ioan Holender, mostró su comprensión con la cancelación y lo consideró un paso acertado.
Holender explicó a la revista que se debe de evitar someter al cantante lírico a cualquier presión para favorecer sus vuelta a los escenarios.
Así, consideró una decisión inteligente que el tenor deje de lado los papeles dramáticos que fuerzan más la voz, como es el caso del Don José de "Carmen".
Villazón iba a interpretar el papel principal masculino con otras dos estrellas de la lírica, la soprano rusa Anna Netrebko y la mezzosoprano letona Elina Garanca.
Rolando Villazón ya se vio obligado en 2006 y 2007 a suspender sus actividades varios meses por enfermedad y agotamiento.
El tenor mexicano reconoció entonces "haber cometido un claro error, al asumir demasiados compromisos" y haberse comportado "como un niño" por "querer tenerlo todo: éxito, diversión y actuar en todas partes".