Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La 'Ruta de la Guerra Civil' alberga la "mayor" y "más importante" concentración de construcciones militares

La Comunidad de Madrid ha presentado este lunes la 'Ruta de la Guerra Civil' o 'Frente del Agua', un recorrido histórico, cultural y medioambiental situado en la Sierra de Guadarrama, donde se han recuperado y restaurado 25 construcciones militares, entre fortines, búnkeres y nidos de ametralladora de ambos bandos durante la contienda, que conforman la "mayor" y "más importante" concentración de este tipo de estructuras conservadas en la región.
Así lo ha sostenido la viceconsejera de Turismo y Cultura, Carmen González, que ha visitado este lunes el término municipal de Puentes Viejas, y en concreto la localidad de Paredes de Buitrago, desde donde parte esta ruta circular de 9 kilómetros que se puede recorrer a pie o en bicicleta, y que discurre por un bosque que durante la Guerra Civil no era más que una colina conocida como 'Cerro Pelado'.
Se trata de una iniciativa con la que se pretende "fomentar" el turismo de calidad vinculado al disfrute de los valores históricos, patrimoniales y paisajísticos de la zona, donde se encuentran integrados estos vestigios militares. En este sentido, González ha señalado que el recorrido ofrece una alternativa turística y cultural "muy completa" para visitar en Semana Santa, ya sea "en familia o con amigos".
LA BATALLA POR LA CAPITAL PASABA POR EL CONTROL DEL AGUA
Estas estructuras que ha visitado la viceconsejera se construyeron entre los años 1937 y 1938 con el propósito de dominar el agua que abastecía a Madrid a través de la conquista del pantano de Puentes Viejas, y así, hacerse con el control de la capital.
Se trata de un hecho "trascendente" en el desarrollo de la contienda, que hizo que ambos frentes, nacional y republicano, realizasen importantes trabajos de fortificación en la zona, dando lugar a una línea defensiva-ofensiva "muy extensa".
Finalmente, las milicias republicanas impedirían la conquista del pantano tras un "largo y sangriento" combate. De esta manera, la colina conocida como 'Cerro Pelado' quedó dividida entre los dos bandos, la cara sur o 'Loma Quemada', quedó en manos de los republicanos, y la cara norte o 'Loma Verde', en manos de los nacionales. Ambos lados se fortificaron y junto con todo el sector de Somosierra se convirtieron en un "frente dormido" hasta el fin del conflicto en 1939.
Así, este frente conserva vestigios de "gran importancia", como observatorios blindados, fortines tipo blockhaus y cruciformes, paramentos y nidos de ametralladoras, o miradores fortificados y trincheras. Entre las estructuras destaca un puesto de mando franquista, que se ha conservado "en perfecto estado", y en el que aún se puede leer el nombre de la unidad que sostenía el frente en aquel sector.
UN PRESUPUESTO DE 62.000 EUROS PARA LA RECUPERACIÓN DE LA ZONA
Las obras de restauración, que se han llevado a cabo en dos fases, han contado con un presupuesto de 62.000 euros. Durante la primera fase se han recuperado "íntegramente" 17 construcciones militares, con operaciones de "limpieza, ordenación y señalización", ha explicado la viceconsejera.
Durante la segunda fase, que ha comenzado este 2014, se recuperarán el resto de las estructuras militares, que se encuentran en "peor" estado y se continuará con las labores de señalización de la ruta, instalándose un total de 32 señales informativas e indicativas. También se creará una aplicación para teléfonos móviles que "facilitará" la orientación de los visitantes y complementará la información de las señales.
González no ha descartado además que a medio plazo se instale en la zona un centro de interpretación que difunda el legado cultural e histórico de la zona, ya que, aunque no está contemplado en los presupuestos, "hay mucho que contar".
"Es importante que los más jóvenes conozcan nuestra historia, sobre todo para que no se vuelva a repetir. Creo que de la historia no hay que arrancar ninguna página, hay que escribir nuevas, pero hay que conocer las de nuestros antepasados", ha sentenciado González.
Esta 'Ruta de la Guerra Civil' se ha incorporado asimismo al 'Plan de Yacimientos Visitables' de la Comunidad de Madrid, que aporta una "amplia" visión de la historia de la región, y que incluye visitas como el Yacimiento Paleontológico de la Carpetana, con restos de animales de hace 14 millones de años, la Calzada romana de Galapagar o el Castillo medieval de Arroyomolinos.