Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Sónar viaja al interior de la Tierra con una instalación artística monumental

Busca los "sonidos del Antropoceno" de la mano del estudio Semiconductor
El festival Sónar propondrá a partir de este jueves un viaje al interior de la Tierra en busca de los "sonidos del Antropoceno" en la instalación artística monumental elaborada por el estudio británico Semiconductor, tras un exhaustivo estudio científico, ha explicado el artista Joe Gerhardt en rueda de prensa.
La instalación inmersiva, ubicada en el Sónar de Día, propone una "experiencia sinestésica" que permitirá ver y escuchar la evolución geológica de la Tierra a través de los siglos y hasta el Antropoceno gracias al proyecto inspirado en la gravera del Corb de la Fundació Sorigué en Balaguer (Lleida) que unirá arte y ciencia.
Los artistas Ruth Jarman y Joe Gerhardt, del estudio británico Semiconductor, firman el proyecto artístico 'Earthworks', enmarcado en la iniciativa SonarPlanta, que empezó hace tres años fruto de una colaboración de Sónar y Sorigué para fusionar arte, tecnología y 'new media'.
La obra de 5,5 metros longitud proyecta gráficos animados inspirados en los estratos de tierra del entorno de Planta, el complejo industrial de Sorigué, donde el grupo también ha enmarcado una colección y un proyecto artístico que le ha llevado a trabajar con Wim Wenders y Antonio López, entre otros.
Gracias al trabajo de un grupo de geotecnólogos encabezados por el catedrático de la UB Albert Casas, los artistas han podido disponer de la captura de los movimientos sísmicos producidos en la gravera fruto de la actividad del hombre y los han transformado en sonido.
Los artistas, conocidos por buscar su inspiración en la naturaleza y bases científicas, han medido las vibraciones físicas que se producen en la gravera como consecuencia de la actividad extractiva de los materiales y las han acelerado para poder ser percibidos como sonido para el oído humano.
"En lugar de traer tierra y crear un paisaje en una galería, hemos recogido datos de lo que sucede en la tierra para mostrarlos", ha relatado Gerhardt, que ha mostrado el interés del estudio por los sonidos de la tierra y la electrónica.
En las pantallas aparecen las imágenes coloristas y aceleradas del proceso que sufre la tierra fruto de la acción del hombre, y en ciertos momentos se puede escuchar un estruendo fruto de un terremoto.
Los colores han sido extraídos de la paleta cromática de los mismos científicos, han explicado los creadores, que han admitido que ven poesía detrás de todo este proceso.
ANTROPOCENO Y SUPERVIVENCIA
Sobre la era del Antropoceno, denominada por algunos científicos sobre el impacto global de las actividades humanas en los ecosistemas terrestres, Gerhardt ha dicho que "sin estas acciones provocadas el ser humano no tendría acceso a los minerales que necesita para sobrevivir".
Tras obtener los datos en forma de onda, han acelerado dichas ondas hasta una frecuencia capaz de ser escuchada por el oído humano, por lo que la instalación no está basada en una abstracción de los datos, sino en su realidad concreta meramente acelerada.
La gravera contiene la imagen de tres etapas geológicas completamente diferentes: la ibérica, la europea y una cordillera de montañas.