Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Suspendido el Congreso de la Lengua Española por el terremoto

El fuerte terremoto que sacudió hoy Chile obligó a suspender la celebración del V Congreso Internacional de la Lengua Española que iban a inaugurar el próximo martes la presidenta Michelle Bachelet y el Rey de España.
Fuentes de la organización del Congreso confirmaron a Efe que el Gobierno de Chile anunciará oficialmente en las próximas horas la cancelación de esta reunión, que llevaba por título "América en el español".
También fue suspendido el I Congreso Iberoamericano de Literatura Infantil y Juvenil, que comenzó el pasado día 24 e iba a finalizar este domingo.
El aeropuerto de Santiago permanecerá cerrado las próximas 72 horas, informaron las autoridades, que también estudian aplazar en las regiones afectadas el comienzo del año escolar, previsto para el próximo lunes.
"No sabemos si se va a tomar la decisión de suspender el Congreso", dijo a Efe el director de la Real Academia Española (RAE), Víctor García de la Concha, quien explicó que el eventual anuncio de cancelación es algo que le corresponde decidir a las autoridades chilenas.
De la Concha recalcó que lo peor del terremoto es que hay muchas personas fallecidas y que en este tipo de situaciones siempre existe el temor de que haya réplicas fuertes.
El grupo de académicos españoles e hispanoamericanos, así como los primeros periodistas que llegaron para cubrir el Congreso de la Lengua, están todos bien, aseguró.
Además, confirmó que los miembros de las Academias de la Lengua que tenían previsto un encuentro sobre ortografía este fin de semana en Santiago están reunidos y se sienten con ánimo tranquilo.
El director de la Real Academia relató que el fuerte temblor le sorprendió durmiendo y que la cama se movía en todas direcciones mientras que muebles y objetos empezaron a caer.
"Mi temor era que se rompiera un gran ventanal, pero después se sintió como una intensidad fuerte, como si las placas tectónicas se hubieran asentado", relató.
Tras los primeros minutos de confusión, los empleados del hotel donde se alojan los académicos y periodistas ordenaron el desalojo, en previsión de que las réplicas del movimiento telúrico dañaran la estructura del edificio y causaran daños a los huéspedes.