Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El TSJIB señala que el despido de 127 trabajadores de RTV Mallorca fue conforme a derecho

La Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Baleares (TSJIB) ha declarado conforme a derecho la resolución del Govern que autorizaba la extinción de los contratos de 127 trabajadores de la desaparecida Ràdio Televisió de Mallorca (RTVM), que cesó sus emisiones en diciembre de 2011 tras cinco años de andadura.
El tribunal ha dictado una sentencia con la que desestima de este modo el recurso interpuesto contra la anterior medida por parte de sindicatos y empleados a través del comité de empresa del Ente público.
Tanto los trabajadores como los sindicatos SPIB, STEI, CCOO y UGT recurrieron la resolución adoptada por la Dirección General de Trabajo y Salud Laboral, por delegación del exvicepresidente económico de Promoción Empresarial y de Ocupación, Josep Ignasi Aguiló, el 23 de noviembre de 2011. En ella se autorizaba el despido colectivo de los empleados con la indemnización legal prevista.
La sentencia, contra la que cabe recurso de casación ante el Tribunal Supremo, considera que la inviabilidad económica de la empresa está acreditada y que la extinción o finalización de los contratos "es una decisión política discrecional aunque no arbitraria que ha de obedecer a causas acreditadas y objetivas, que han quedado probadas en este debate".
Y es que, según el tribunal, en los expedientes por los que se autoricen despidos colectivos deberá acreditarse que éstos son procedentes para corregir desajustes en la plantilla, "lo que obligará a demostrar que los contratos cuya extinción se pretende han dejado de cumplir una finalidad económica y productiva". Algo que, incide, corresponde al empresario demostrarlo.
En concreto, la plantilla de RTVM estaba compuesta por un total de 129 empleados, incluido el director general, de los cuales 115 estaban en plantilla, 13 en situación de excedencia voluntaria y uno en excedencia con reserva del puesto de trabajo.
Asimismo, recuerda la sentencia, el presupuesto anual medio del Ente público era de 10,5 millones de euros, de los que 500.000 procedían de la venta publicitaria y el resto, de aportaciones del Consell de Mallorca, por lo que "la dependencia era absoluta".
El cierre de RTVM y el despido de sus trabajadores provocó varias concentraciones de profesionales de la comunicación y políticos en apoyo a los empleados afectados. El 9 de diciembre de 2011 los trabajadores de los informativos de Televisió de Mallorca concluyeron su último programa lamentando la "muerte" del Ente con el objetivo de que la "sociedad no estorbe, ni opine".