Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tamar Novas, la mirada del "demonio" de 'La Ira'

Los personajes están escritos desde un lugar muy directo
 
Y es que 'La Ira' cuenta la historia de un asesinato pero, como no podía ser de otra forma tratándose de Calparsoro, no lo hace de una manera convencional. El espectador vive los hechos a través de los ojos del personaje y no desde un lugar más alejado. En opinión del actor "una historia avanza eficazmente en la medida en que te metes en la cabeza de los personajes. Y es así como avanza este thriller". .
"Retratar a un demonio"
La mirada de Julián, sus tranquilas (que no tranquilizadoras) palabras, las inseguridades y pensamientos de Marina van captando la atención del espectador hasta que están dentro de sus cabezas. Y enfrentarse a un personaje como Julián tenía sus complicaciones. "Me gusta contar los personajes con veracidad. Que puedas pensar que esa persona vive cerca de tu casa, que es uno más", explica el actor que añade que no se inspiró en ningún caso concreto sino que trabajó "sobre el propio guión".
"Pero había una parte de él, que me motivaba especialmente, que era como retratar a una especie de demonio" asegura Tamar, que define a su personaje como alguien decidido, frío, que tiene que demostrar que está por encima de los demás y sobre todo "con instintos asesino". "Julián tiene que demostrar en todo momento quién es. Tiene que elevarse por encima de los demás. Demostrar que es capaz de acabar con la vida o con la mente de cualquiera", cuenta después de meterse en su piel.
El papel fue todo un reto para este actor gallego. "Es difícil acercarte a estos personajes. Tienen algo en la mirada, en el cuerpo, en su actitud cómo si estuviesen en otro lado. Te hace preguntarte si realmente hay alguien ahí dentro, si hay un ser humano".
Enganchada a Julián
Pero esa mirada ejerce una fuerza brutal sobre los personajes que le rodean y Marina es el mejor ejemplo. "Marina y Julián tienen una necesidad el uno del otro. En cierta manera, Marina es una parte de Julián. Es parte de esos supuestos planes", relata Tamar mientras llama a ver la segunda entrega para comprender mejor la relación de estos dos personajes.
Y al igual que Marina y Julián se complementan en la ficción, Tamar Novas y Marian Álvarez lo hicieron en el rodaje. "Fue un placer enorme trabajar con ella. Mirar a Marian me ayudaba. Lo que ella me daba era lo que buscaba Julián", recuerda mientras explica que así fueron perfilando sus personajes.
"Lo difícil es divertirte y eso lo conseguimos"
"No hubo muchos ensayos. Cada uno hacía su trabajo en casa y luego tienes que llegar y ver que tiene la otra persona" y señala que el factor tiempo (apenas dos semanas de trabajo) supuso también un gran reto. Pero todo tiene su lado positivo y para Tamar "esa inmediatez fue parte de la locura de ese proceso y me ayudó a volverme un poco loco".
1 Recuerda que le pareció imposible que le dieran el papel, que afrontó el personaje sin saber si sería capaz, que no hubo casi tiempo de preparar el personaje, que todo parecía muy difícil. Pero la satisfacción del trabajo compensó todo esto. "Lo realmente difícil es poder llegar a divertirte mientras trabajas y eso lo conseguimos", asegura.
Y para eso hace falta que el equipo funcione. Tamar guarda un gran recuerdo del rodaje y de sus compañeros, con los que sembró una buena amistad. En cuanto a rodar con Daniel Calparsoro lo califica como "una gran aventura". "Tenía muchas ganas de volver a verle cada día. Tiene una energía increíble a la hora de trabajar y es un animal incansable", cuenta.
"Un auténtico cañón"
Este martes podremos volver a ver a Tamar y Marian, a Julián y a Marina, en la . El actor gallego espera que los espectadores se quedaran con la misma sensación que tuvo él de "querer ver más". Adelanta que en este segundo capítulo "el ritmo es un auténtico cañón. No quieres perderte ni un solo segundo". Profundiza en la historia de los personajes, vuelve a sumergirte en la locura y la sin razón de sus mentes, plantea nuevas preguntas, resuelve otras: "Es una sensación de experiencia, de viaje, de reflexión". segunda parte de este 'thiller'
Tamar Novas no se despide de Telecinco con 'La Ira' ya que volverá también este mes a la cadena con la segunda temporada de 'Acusados'. Encantado de repetir reparto con Blanca Portillo, con quien trabajó en 'Los Abrazos Rotos', ya que con ella "todo es divertido", el actor no se decanta por el cine o la televisión. Todo funciona "si hay un buen guión, una buena historia, un buen equipo. El medio no es garantía de calidad".