Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tarantino defiende que la violencia en el cine "es lo más atractivo"

Quentin Tarantino defiende la violencia como tema. El director y guionista aseguró que esta es "lo más atractivo" del cine y resulta la mejor forma de conectar con el público. Para Tarantino es necesario mostrar la sangre y eso es lo que hace un director que sabe cuando hacer reír o hacer sentir horrorizados a los espectadores.
"La violencia es genial, sabes que estás viendo una película porque hay violencia y ésta afecta al público de una forma tremenda", aseguró ante la sede de la Academia Británica de Cine y Televisión (Bafta), el cineasta estadounidense donde impartió una conferencia.
Tarantino afirmó también que, cuando dirige una película, siente que está conduciendo los sentimientos de los espectadores porque puede decidir cuándo hacerles reír y cuándo hacerles sentir horrorizados.
Para él, es necesario que se muestre sangre en la gran pantalla porque "cuando pegan un tiro en el estómago a un tipo, sangra como un cerdo y es eso lo que quiero ver, no una pequeña mancha roja en mitad de la tripa", según las declaraciones que recoge hoy el diario británico Evening Standard.
El director de películas como 'Tiempos violentos', 'Bastardos sin gloria' o 'Kill Bill' criticó los cursos de cine de los estudios cinematográficos y animó a los jóvenes a coger una cámara y ponerse a rodar una película sin más premisas, ya que fue así como él aprendió a hacer cine "y además es muy barato".
Tarantino explicó además que uno de los motivos por los que se empeñó en que John Travolta protagonizara en 1994 Tiempos violentos, película que supuso el relanzamiento de la carrera del actor, fue un artículo de su crítica de cine favorita, Pauline Kael, que sostenía que Travolta tenía que volver al cine.