Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tarantino quiere más de 'Inglourius Basterds'

Quentin Tarantino ha confesado que "la violencia en el cine es algo estético". No hay duda del gusto de este director por los filmes violentos ya que desde 'Reservoir Dogs' ha acostumbrado a los espectadores a emociones fuertes en las salas de cine. Ahora, después del estreno de 'Inglourius Basterds' que ha conseguido recaudar sólo en España 8.039.227 euros, el director ataca de nuevo y anuncia que pretende rodar la secuela de la cinta.
Acompañado del actor Eli Roth, el realizador estadounidense ha recordado que 'Inglourius Basterds' es una cinta que muestra la pugna entre los alemanes y los judíos durante la Segunda Guerra Mundial. Tarantino defiende su propuesta cinematográfica y la manera de hacer cine, y ha asegurado que sus obras "no son para todos, el que no quiera verlas que no vaya".
El realizador dice no juzgar a sus personajes, debido a que son su creación, "son seres humanos, no nacieron nazis, todos tienen una razón para ser lo que son, si los encajonara en buenos o malos entonces no permitiría que fueran seres humanos". El creador de cintas como 'Reservoig dogs', 'Pulp Fiction' y 'Kill Bill', asegura que para él las películas son arte, "y si la violencia es parte de tu estilo como artista es cuestión de estética".
"Me gustan las película de acción. Me encanta en las películas, pero no en la vida real, y eso no es ninguna contradicción", ha dicho el director en el Festival de cine de la ciudad mexicana de Morelia. Entre sus galardones el cineasta ha recibido la Palma de Oro en el Festival de Cannes 1994, de un Globo de Oro y un Óscar al Mejor Guión por 'Pulp Fiction'. CGS