Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Teatro Bodevil de Madrid cierra finalmente sus puertas y se queja de la falta de ayuda del Ayuntamiento

El Teatro Bodevil de Madrid ha cerrado finalmente este martes sus puertas al cumplir una sanción de cuatro meses de cierre interpuesta hace dos años al espacio por un supuesto sobreaforo y al no haber recibido ningún tipo de soluciones por parte de la Corporación actual, como ha criticado el director de la sala, Isaac Foncada.
Según ha explicado, la sala tenía en 2014 un aforo de riesgo certificado por el arquitecto de 910 personas pero el de la última licencia era de 300, lo que la actual directiva del inmueble tilda de "divergencia administrativa".
Las tres veces que el anterior Gobierno municipal se desplazó al local la afluencia de público se encontraba entre 300 y 500 personas, por lo que se procedió a interponer una denuncia que acabó con una sanción de cuatro meses de cierre que se le aplica a los actuales regidores de la sala --Éstos entraron al local en septiembre de ese mismo año--.
Hasta hoy el local abría cuatro veces a la semana, de jueves a domingo, y se realizaban dos funciones --'Delizia' y 'Cena de los malditos-- para las que en los próximos días ya había vendidas más de 2.000 entradas.
Foncada ha manifestado que esta multa significa "morir de ella". "Es el fin, no hay vuelta atrás", ha sentenciado. Además, ha trasladado que al no disponer de un local alternativo los 88 empleados que trabajan en la sala perderán su empleo. "Nosotros habíamos puesto al Teatro en números y habíamos hecho el proyecto viable", ha continuado explicando.
FALTA DE SOLUCIONES DEL AYUNTAMIENTO
Foncada se ha quejado además de la "incompresible" postura del actual Gobierno muncipal puesto que pese a que les han mandado cartas, e-mail, llamadas telefónicas e incluso se han desplazado al Consistorio no han "recibido respuesta". Sí han podido hablar con el resto de grupos políticos.
"El Ayuntamiento no nos ha recibido, no nos ha cogido el telefono. Me duele cuando es desde el mundo de la cultura desde el que más apoyo ha tenido la alcaldesa", ha explicado. Pasadas las 12 horas de este martes, la Policía ha llegado hasta las instalaciones y las ha precintado.