Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Villa romana de La Olmeda

Unos maravillosos mosaicos que a decir de los expertos son de una calidad extraordinaria. El palacio romano, de la época del bajo imperio, ocupa una extensión de 3.000 metros cuadrados. De ellos, 1.400 conservan los mosaicos originales que están en muy buen estado y que son referencia obligada en todos los congresos especializados.
Hay todavía dudas sobre los habitantes de la casa y su sistema de vida. Pero hay una certeza absoluta sobre la posición social e influencia del propietario de esta finca, que en un princio fue una explotación agropecuaria que habría funcionado como segunda residencia. Se dice incluso que pudo ser un pariente del emperador Teodosio. Y el poder y la influencia quedaban claros en cada tesela que pisaba el visitante... y se ve sobre todo en el "Oecus", el mosaico central. El más grande conocido de toda Europa.
Aquí era donde el "Domine" despachaba cada mañana los asuntos con sus clientes y la suntuosidad de la sala era la manera más efectiva de dejar claro quién mandaba. No es difícil imaginar lo intimidados que se encontaban los campesinos que llegaban hasta aquí tras atravesar la puerta principal y contemplar el peristilo que les recibía .
175 metros cuadrados que más parecen una alfombra fina y aterciopelada que un empedrado duro y áspero. Este "Oecus" se divide en varias partes. La más conocida y valorada, es la escena de Ulises, pero quizá la más llamativa es la estampa de la caza en la que podemos ver animales salvajes de todo pelaje, casi todos africanos, con multitud de detalles. Para construirlo hicieron falta más de 50 tipos de piedras distintas. Todas de la comarca ...