Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Wert destaca la "deuda inmensa" de la literatura en español con García Márquez y su compromiso con los DDHH en Colombia

El ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, ha destacado que la literatura en español tiene una "deuda inmensa" con el premio Nobel Gabriel García Márquez, fallecido este jueves, y ha remarcado también el compromiso del escritor con los derechos humanos en su país natal, Colombia.
En declaraciones a la Ser recogidas por Europa Press, Wert ha subrayado que la literatura en español del siglo XX le debe a García Márquez "haberla puesta con fuerza en el mapa".
El ministro ha reconocido que su obra favorita del escritor es 'Cien años de soledad', un libro con "una prosa redonda, de una gran calidad literaria". "Él decía que la obligación del escritor revolucionario era escribir bien y se lo aplicó a rajatabla", ha comentado.
Por otro lado, ha puntualizado que su faceta de "hombre comprometido" tenía una dimensión "muy compleja", puesto que "ser uno de los defensores de Fidel Castro y del régimen cubano nunca le impidió tener, en la política y la violencia de su país, una visión clara de la defensa de los derechos humanos".
Wert ha aludido a uno de sus libros, 'Noticia de un secuestro' (1996), en el que queda "completamente patente su condena absolutamente radical y sin paliativos de la violencia en Colombia".
En esa faceta de "hombre comprometido", más que en la de escritor, ha enmarcado Wert las reticencias con las que García Márquez recibió el ingreso de España en la UE. "Él tenía una idea de Latinoamérica que casaba mal con su concepto de Europa", ha dicho.
El ministro ha recordado los años en que el escritor vivió en Barcelona, entre 1967 y 1975, relatando que su propósito "era escribir sobre Franco", aunque esa intención nunca llegó a materializarse. En cambio, cree que fue importante que en aquellos años coincidieron en la ciudad un importante grupo de escritores latinoamericanos y eso contribuyó a darles "cierto sentido de generación, de grupo", que influyó en el desarrollo del boom de la novela latinoamericana.