Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"Yves Saint Laurent dio el poder a la mujer"

Yves Saint Laurent en la tienda de su firma en Londres en 1969. Foto: EFEtelecinco.es
El compañero de Saint Laurent ha declarado que con su muerte Francia ha perdido "uno de los grandes modistos de su época y uno de sus artistas más grandes". "La gran historia de amor de Yves Saint-Laurent y su gran pasión desde su más tierna edad ha sido la moda", afirma. Bergé asegura en declaraciones a una radio francesa que "Chanel dio la libertad a las mujeres. Yves Saint Laurent les dio el poder. Abandonó el territorio de la estética para penetrar en el social".
Las reacciones del mundo de la moda, de la cultura, del arte y la política francesa se han sucedido a lo largo de la jornada para rendir homenaje a la memoria del diseñador francés.
"Con Ives Saint Laurent desaparece un hombre brillante, generoso, enigmático y seductor, una enseña legendaria. Era el cómplice elegante de nuestra vida diaria, el maestro del arte de vivir", explica la ministra francesa de Cultura, Christine Albanell.
"Elevó la alta costura a la categoría de arte"
El presidente francés, Nicolas Sarkozy, lo considera "uno de los grandes nombres de la moda, el primero en elevar la alta costura a la categoría de arte dándole una dimensión planetaria". "Por su genio creativo, su personalidad elegante y refinada, discreta y distinguida, Yves Saint Laurent imprimió su huella durante medio siglo de creación", resalta el presidente galo en un comunicado. El primer ministro, François Fillon, habló de un "creador excepcional" que ha marcado profundamente la historia de la alta costura.
Para Valérie Hermann, presidenta de la firma, el modisto revolucionó los códigos de la moda y supo estampar su inimitable firma. El presidente de Gucci, Robert Polet, que compró la casa YSL en 1999, aseguraba que Saint Laurent dejaba "un gran vacío pero también una herencia sublime".  BQM