Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Zapatero aboga por "proteger" la cultura y reconoce las dificultades del cine

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha estimado hoy que la cultura es un bien que exige protección y ha destacado la aportación del cine español, que atraviesa "un periodo complicado, pero muy esperanzador".
Zapatero ha pronunciado estas palabras durante la entrega de la Gran Cruz de Alfonso X El Sabio al actor Manuel Alexandre, un acto celebrado en el Palacio de la Moncloa el día después de que el ministro de Cultura, César Antonio Molina, se reuniera con representantes del mundo del cine para abordar los problemas del sector.
Ante el propio Molina y directores, productores y actores invitados al acto, el jefe del Ejecutivo ha basado las esperanzas del cine español en los Oscar obtenidos por Javier Bardem y Penélope Cruz y en el Oso de Oro que consiguió en el último Festival de Berlín la coproducción hispano-peruana "La teta asustada".
"Así es como el cine responde a la crisis, con talento, trabajo y creatividad", ha manifestado.
Tras admitir que los modos de consumo están cambiando, ha considerado que es "incontestable" que hoy se ven más películas que nunca y ha asegurado que la confianza en el talento de los creadores españoles es "una de nuestras mayores bazas".
Para Zapatero, la aportación del mundo de la cultura y, en especial, del cine y del teatro, a la sociedad española es muy valiosa, y no sólo porque se trata de "una industria de primera importancia" en el país, sino también porque los ciudadanos no pueden perder sus referencias.
"Correríamos el peligro de perder nuestra identidad, nuestra memoria y nuestra voz; la cultura es un bien a proteger porque se trata de nuestra conciencia", ha recalcado.
Según las últimas cifras oficiales sobre la industria cinematográfica, conocidas hace un par de semanas, el cine español perdió en 2008, respecto al año anterior, 1.436.204 espectadores y sumó un total de 14.359.230.
En conjunto, 107.813.259 espectadores acudieron el pasado año a las salas de cine, lo que supone 9.117.033 personas menos que las que fueron en 2007.