Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La memoria de Zoran Music, al descubierto en el Centre Pompidou Málaga

El artista y abogado José Manuel Cabra de Luna participará en el ciclo 'A pie de obra', del Centre Pompidou Málaga. En la cita, que tendrá lugar el próximo 3 de marzo a las 18.30 horas, el presidente de la Real Academia de Bellas Artes de San Telmo indagará sobre la memoria del pintor Zoran Music.
'A pie de obra' promueve una serie de charlas, interpretaciones subjetivas o académicas en torno a las obras de la Colección del Centre Pompidou de la capital. En concreto, esta sesión versará sobre 'Autorretrato', una obra marcada por el recuerdo desgarrador de la experiencia atroz de los años que el pintor esloveno pasó internado en el campo de concentración de Dachau (Alemania).
El autorretrato de Music refleja, según han explicado desde la pinacoteca a través de un comunicado, la imagen de un hombre que se mira al espejo y ve un fantasma que es el suyo y el de los miles que vio morir: un rostro despojado de identidad.
Zoran Music nació en Gorizia (Eslovenia) aunque se trasladó a vivir a Venecia (Italia). Un año después, le deportaron al campo de concentración de Dachau por su actividad en la resistencia. El mundo "absurdo, alucinante, irreal" de los campos de concentración, ocultado en la posguerra por "unos cuadros llenos de luz, felices, alegres", resurgió en su obra tardía con los ciclos dibujados, pintados y grabados de 'Nous ne sommes pas les derniers'.
'Autorretrato' también ocupa un lugar central en su pintura. "El autorretrato es lo que tengo en mi interior y lo que he intentado sacar afuera, con severidad. Cuanto más severo es uno consigo mismo, más logra ser sí mismo. Para mí ser severo significa ser sincero, no perdonarme nada, ni siquiera las cosas de mí mismo que no querría saber y menos aún ver", dijo el pintor en 1992.