Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los 70 años de Harvey Keitel

Harvey Keitel ni es guapo, ni le pagan lo que algunos por tener solo una cara bonita. El actor es uno de los que más películas rueda al año en Hollywood, con un promedio de seis. Desde el despiadado proxeneta de 'Taxi Driver' ha llovido mucho para este actor que hoy celebra su 70 cumpleaños con una vida que reparte entre la gran pantalla, el teatro y ahora la televisión.
"Acepto la vida como es, no como me gustaría. Y ahí hay luz y sombra, eso no es invención mía", dijo Keitel una vez en una entrevista ante la pregunta de por qué es considerado el "príncipe de la oscuridad".
A fines de los años 60 le sirvió para triunfar su amistad con el entonces aún desconocido director Martin Scorsese. Keitel respondió a un anuncio en un periódico que había puesto Scorsese en busca de actores.
Fue él quien le dio papeles en su filme autobiográfico "Mean Streets" (1973) y en "Taxi Driver", en el que Keitel interpretaba al proxeneta de una prostituta, Jodie Foster, de entonces sólo 13 años.
"Lo encontraba muy parecido a mí, pese a que él era un judío polaco de Brooklyn", dijo Scorsese sobre este actor entonces desconocido. Nació en 1939 en Nueva York. Su padre, un fabricante de sombreros, procedía de Polonia, y su madre de Rumanía.
Tenían pequeños puestos de comida y al parecer nunca aprendieron a leer y a escribir. Tras el servicio militar Keitel trabajó como vendedor de zapatos para sobrevivir.
Hizo su formación como actor en el renombrado Actor's Studio de Lee Strassberg en Nueva York, y con Stella Adler y Frank Corsaro. Aceptó todos los papeles que podía conseguir y se presentó durante diez años en escenarios grandes y pequeños.  Al final llegó a Broadway con piezas de Arthur Miller y Sam Shepard.
Después de "Taxi Driver", las carreras de Scorsese, De Niro y Foster despegaron y los tres se convirtieron en estrellas. Por qué ése no fue el caso de Keitel es uno de los misterios de la historia del cine.
En los años 80 actuó en filmes poco importantes, a menudo como gángster o policía. No fue hasta 1988 que Scorsese le dio el papel de Judas en la polémica "La última tentación de Cristo", y de pronto volvió a estar en primer plano.
Gracias a las películas de culto de Quentin Tarantino en los 90, "Pulp Fiction" y "From Dusk Till Dawn", se volvió aún más famoso. Harvey Keitel es un ícono dentro de los personajes rudos y violentos del cine.
Actualmente se ha dejado seducir por la televisión y protagoniza 'Life on mars', una serie americana que trasmite un canal privado. En ella repite uno de sus clásicos. El de tipo rudo, esta vez encarna a un policía cuyos métodos son casi tan oscuros como los de los maleantes que persigue. ¡Felicidades Harvey!