Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El campamento de las mujeres

"Las mujeres diseñaron, organizan y gestionan los campamentos". Así lo asegura un destacado miembro del Frente Polisario, pero es algo que todo el mundo sabe entre los saharauis. Y el lugar en el que esa afirmación es más cierta es en el campamento '27 de Febrero'. Este campamento, el más nuevo de todos, se formó a partir de la Escuela de Mujeres que funciona allí. En esta escuela, organizada por la Unión de Mujeres Saharuis, las mujeres estudian durante un año, pero el campamento ha ido creciendo porque con ellas traen a sus familias. Ahora, es el lugar más solicitado para vivir porque tiene corriente eléctrica continua y está muy bien situado, cerca de la capital administrativa, Rabuni, y de Tinduf. Hasta hay lista de espera.
Cuando en 1991 se instauró el alto el fuego con Marruecos, los hombres saharauis que estaban en el frente volvieron a casa. Y se encontraron los campamentos de refugiados montados y organizados por las mujeres, las que se habían quedado.
Desde entonces sigue siendo así. Aunque las 'wilayas' (provincias) tienen gobernadores (hombres todos; sólo ha habido hasta ahora una gobernadora -un puesto, dicen los saharauis, más importante que el de ministro-), las 'darias' (barrios) están organizados por las mujeres.
La actriz Victoria Abril destacaba en el FiSahara que la organización del campamento realizada por las mujeres se aprecia nada más llegar. "En nuestra jaima manda una mujer, además de 17 años, y nos lleva a todos rectos", bromeaba. Pero su afirmación es cierta. El día a día de los campamentos está dominado por las mujeres. 
Junto a esta situación, hay que mencionar la presencia de la representante de la Unión Nacional de Mujeres Saharuis en el Secretariado Nacional (la máxima instancia de política del Frente Polisario) entre sus 33 miembros. La presencia femenina en los puestos de poder saharaui se completa con tres ministras. Una de ellas, Jadiya Hamdi, es la ministra de Cultura (-una de las pocas en el mundo árabe-, como ella misma señala) y, además, primera dama del país (su marido es el presidente Mohamed Abdelaziz).
En el '27 de febrero las mujeres estudiaban cursos para ser maestras, enfermeras, administrativas o clases de corte y confección. Ahora, se han modernizado y también se incluyen cursos de cámaras o informática y los cursos de enfermería y educación se importen ya en sus respectivos ministerios.
Lo que más llama la atención en este campamento es que se estructura en torno a un patio donde se encuentra la Escuela y el Hospital, cada uno a un lado. Saliendo de ese enorme patio se encuentra la guardería, bien visible. Un poco más allá, la Cooperativa de la Unidad Nacional, llevada por mujeres, o la tienda de la cooperativa de mujeres 'El Futuro'. También en este campamento se encuentra el Museo Nacional y la casa del presidente Abdelaziz.
Pero la más presente en este campamento y en todos es, sin duda, Aminatu Haidar. Su rostro aparece en mostradores, carteles y fotografías que se muestran las mujeres, orgullosas. Como señala Warda, responsable de promoción de la salud del campamento de Dajla, "ella completo el trabajo del 90 por ciento de las mujeres saharauis, que en la paz y en la guerra han estado siempre luchando".