Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La ciudad de Linz restituirá a herederos judíos un cuadro de Klimt

La antigua propietaria y única sobrina viva de la modelo del cuadro María Altman sentada frente al retrato ""Retrato de Adele Bloch-Bauer I" del pintor Gustav Klimt que fue comprado por un valor de 135 millones de dólares por un magnate estadounidense Ronald Lauder. María Altman ganó un pleito contra el Gobierno austriaco por la propiedad del retrato ya que el cuadro le fue robado a la familia de Altman por los Nazis durante la Segunda Guerra Mundial. EFEtelecinco.es
La ciudad de Linz restituirá un cuadro del pintor austríaco Gustav Klimt (1862-1918), tasado en unos 15 millones de euros, a los herederos de su propietaria original, Aranka Munk, tras concluir una larga investigación que la valiosa obra de arte fue robada por los nazis.
Así lo anunciaron hoy el alcalde y el vicealcalde de la ciudad de Linz, capital del estado austríaco de Alta Austria, Franz Dobusch y Erich Watzl, respectivamente, en un comunicado del servicio de prensa del Ayuntamiento de la citada ciudad que, junto a Vilnius, es este año una de las dos "capitales europeas de la cultura".
"En base a los resultados de la investigación sobre la procedencia" del "Retrato de una dama" pintado por Klimt en 1917/1918, ambos acordaron recomendar a la dirección del Museo de la Ciudad de Linz y al Consejo de Ediles aprobar la restitución de la valiosa pintura, se señala en el breve comunicado.
Según el diario vienés "Der Standard", que informa sobre las conclusiones de la investigadora Sophie Lillie, la dama retratada es Ria Munk, quien a los 24 años se suicidó en Viena en 1911 por una historia de amor, tras lo cual sus padres, Alexander y Aranka Munk, encargaron a Klimt tres retratos para recordar a su fallecida hija.
Luego el matrimonio se divorció y la madre de la retratada se llevó uno de los cuadros a una residencia veraniega en la localidad de Bad Aussee (estado de Estiria).
En 1941 fue deportada por los nazis a Lodz (Polonia), donde murió poco después.
Los nazis declararon "degeneradas" las obras de arte que encontraron y confiscaron el retrato de Ria Munk, pero el cuadro de Klimt no fue destruido, sino que pasó luego a manos de un coleccionista, antes de que ser adquirido por el museo de Linz en 1956.