Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El dramaturgo Tom Stoppard critica la represión en Bielorrusia

El dramaturgo y guionista de cine Tom Stoppard. EFE/Archivotelecinco.es
El dramaturgo británico de origen checo Tom Stoppard ha criticado la represión en Bielorrusia, puesta de manifiesto en las nuevas leyes que limitan el acceso a internet y en la reciente detención de los integrantes del Teatro Libre.
Según publica hoy el diario "The Independent", Stoppard acudió recientemente junto a un grupo de apoyo a ese teatro a la embajada de Bielorrusia en Londres para protestar contra la nueva legislación restrictiva del uso de internet.
El rotativo relata que el embajador de Bielorrusia en Londres, Aleksandr Mickhenvich, salió a hablar con los manifestantes y preguntó a Stoppard por qué protestaba cuando "el Reino Unido tiene problemas de derechos humanos tan graves o a veces incluso más que los de Bielorrusia".
El diplomático, agrega el diario, invitó al dramaturgo y a otros manifestantes -escritores y periodistas- a visitar el país para comprobar ellos mismos la situación, pero Natasha Koliada y Nikolai Khalezin, fundadores del Teatro Libre, no creen que sea una buena idea aceptar la propuesta porque contribuiría a "limpiar la imagen del régimen".
"Nada les gustaría más que se viese a alguien como Tom (Stoppard) hablando con los gobernantes. No importa lo que él les dijese. Lo único que aparecería en la televisión sería una imagen suya con el Gobierno, y sería un golpe propagandístico", advirtieron.
El Teatro Libre de Bielorrusia tiene base permanente en las afueras de Minsk, capital del país, y goza del apoyo de figuras como el propio Stoppard, el músico Mick Jagger o el dramaturgo y ex presidente checo y dramaturgo Vaclav Havel.
Éste último hizo un vídeo dirigido al pueblo bielorruso en el que destacaba la importancia de una sociedad abierta, de las libertades artísticas y los derechos democráticos, trabajo que se colgó en internet y se difundió por todo el mundo.
Tres semanas después, todo el equipo del teatro, actores y técnicos, así como algunos internautas fueron detenidos al comienzo de una representación en Minsk.
Fue una situación surrealista, explica el periódico británico, ya que transcurrió algún tiempo antes de que los espectadores se dieran cuenta de que lo que ocurría no era parte del espectáculo.
Después de un interrogatorio que duró toda la noche, actores y espectadores fueron puestos en libertad.
Sin embargo, casi todos los profesionales de teatro han perdido otros empleos que tenían y, según varias fuentes, las autoridades han advertido al público que se abstenga de acudir a nuevas funciones porque podrían correr la misma suerte.
El dramaturgo Tom Stoppard tiene un largo historial de solidaridad con los disidentes de la Europa del Este. Así, apoyó la llamada Carta 77, manifiesto a favor de los derechos humanos en la Checoslovaquia comunista y habló a favor del dramaturgo Vaclav Havel.
El papel de Havel en la llamada "Revolución de Terciopelo" y su posterior acceso a la presidencia checa son el hilo de la obra teatral de Stoppard "Rock'n'Roll".
"Professional Foul", sobre la visita a Checoslovaquia del rector de un colegio de Cambridge, centrada en la represión y la ética, la escribió Stoppard para el Año del Prisionero de Conciencia de Amnistía Internacional, celebrado en 1977.