Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La madre de Justin pide al mundo que recen por él

Justin Biebertelecinco.es

Que Justin Bieber ha empezado con mal pie lo sabemos todos, aunque parecía presagiar todo lo contrario. Su nueva oportunidad con Selena Gómez nos daba la esperanza de que Justin Bieber asentara la cabeza y finalmente se alejaría del mal camino, pero tras haber sido detenido en la ciudad de Miami Beach conduciendo su Lamborghini bajo los efectos del alcohol y las drogas, y para más inri, compitiendo con otro vehículo, su madre, quien escribió un libro relatando su pasado con las drogas, pide que recen por el.

Poco después vino el incidente protagonizado por el cantante y que está revolucionando este mes de enero. Justin Bieber lanzaba unos huevos a la fachada de la casa de su vecino en Calabasas, Los Ángeles, causando unos daños por 20.000 dólares. Aquí comenzaba la debacle del cantante, ya que posteriormente vino un registro policial, se encontraron drogas pertenecientes a un amigo del canadiense, y el cual se encuentra detenido.
Para más inri, su entorno quiere que Justin acuda a rehabilitación por su adicción a sustancias recreativas. Aunque para colmo ha sido la supuesta conversación que mantuvieron Justin y Selena Gómez vía mensajes de móvil, donde la chica Disney le dejaba como un drogadicto y él no paraba de insultarla. A pesar de que los representantes de ella dijeron que la conversación fue totalmente falsa, el entorno de Justin Bieber no se ha manifestado. Su segunda oportunidad pende de un hilo y el artista sigue sin centrarse.
Pero...¿qué pensará la madre de todo esto?
Aunque parezca mentira, lo anteriormente expuesto, son todos los escándalos que ha estado protagonizando Justin Bieber. Pero lo que más nos interesa, llegados a este punto es saber la opinión de su madre, Patti Mallette. Por ahora sabemos que está muy preocupada por el bienestar de su hijo -y que madre no lo estaría con semejante currículum- como bien explica Dailymail, además de que cree que la culpa de todo esto la tiene, como no, la fama.
"Creo que mucha gente que se mete en la industria del entretenimiento, con fuerte raíces cristianas, son muy influenciables", son alguna de las declaraciones recogidas por Dailymail. "Pido al mundo que rece por él. Yo rezo por él todos los días", aseguraba Pattie Mallette por otro lado al periódico The Sun.
El pasado de Pattie Mallette: "Me animaron a abortar, pero al final seguí el dictado de mi conciencia"
Sin embargo, Pattie Mallette también tiene un pasado algo turbulento como bien informa el diario The Sun. Según el periódico, en su juventud tuvo un largo coqueteo con las drogas y el alcohol antes de dar a luz al pequeño Justin Bieber. Estas declaraciones están recogidas en un libro titulado: Nowhere But Up: The Story of Justin Bieber's Mom, publicado por la propia madre del cantante canadiense, que habla de este pasado tan negro.
En el libro habla incluso de que ella llego a convertirse en comerciante de drogas, pensar en el suicidio o lo más impactante, abortar justo cuando se quedó embarazada de Justin Bieber. Sin embargo, hizo caso omiso a aquellos que le instaron a que tomase esta vía y finalmente dio a luz, orgullosa, al cantante.
"La verdad es que entiendo las dificultades por las que pasan los adolescentes. Cuando era más joven que él, tuve una fuerte adicción a las drogas y al alcohol y mi vida era un auténtico desastre. Mucha gente me animó a abortar y, aunque estuve a punto de decantarme por esa opción, al final me armé de valor y seguí el dictado de mi conciencia. Esa fue la mejor decisión de mi vida", escribe en su libro Pattie Mallette.
Pero con un pasado tan turbio, nos extraña que no interfiera más en la actitud de Justin Bieber, ya que está my claro que el joven está desatado y descontrolado. Por ahora, Justin hace caso omiso de todas las advertencias pero si sigue así, puede que su futuro no se le augure nada bueno.
La deportación o la cárcel son dos manos que penden sobre el canadiense, por sus conductas incívicas que no solo las ha expresado en Estados Unidos, si no por muchas partes del mundo. Recordemos los graffitis en un hotel en Australia o sus enfrentamientos con los paparazzis, el cual se destaca el del argentino que quiso que la Interpol pusiese en busca y captura al cantante.
Esperemos que finalmente se dé cuenta de cómo está llevando esta fase de su vida y que con un poco de madurez, finalmente se centre en su carrera musical que fue por lo que se le conoció mundialmente. Una carrera que según él, iba a abandonar.