Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La performance, estrella en ARCOmadrid con Tino Sehgal como protagonista

La performance, actividad artística que tiene como principio básico la improvisación y el contacto directo con el espectador, es uno de los formatos estrella de la próxima edición de ARCOmadrid, en la que el artista germano-británico Tino Sehgal será el gran protagonista.
Este formato, que dio nombre a ciertas manifestaciones artísticas realizadas en vivo a partir de los años 60, es una de las apuestas de esta edición, con gran presencia en el apartado Solo Projects así como en uno de los grandes nombres del galerismo internacional en la sección 'Imaginando otros futuros': Marian Goodman, responsable de acercar a Sehgal a España en esta ocasión.
Según ha avanzado el director de ARCO, Carlos Urroz, durante una entrevista concedida a Europa Press, uno de los artistas que más llamará la atención esta edición será precisamente Sehgal, conocido por sus "situaciones construidas", en las que trata de involucrar al espectador. "Si eso pasa en los términos en los que estamos hablando, dará que hablar desde el minuto uno", ha advertido.
Habitualmente, este artista, seleccionado en 2013 entre los finalistas para el Premio Turner, el reconocimiento a nivel internacional más relevante de las artes, no permite grabar o fotografiar sus performances, por lo que es difícil acceder a toda su obra, aunque en la red se pueden ver algunos trabajos, como la acción en la que una vigilante de una de las salas de exposición del Hamburger Bahnhof-Museum für Gegenwart de Berlín canta a plena voz: "This is propaganda, you know, you know" ("Esto es propaganda. Ya lo sabes, ya lo sabes").
OTRAS PERFORMANCES EN ARCO
La galería Luis Adelantado, del Programa General, es otro de los nombres que también apuestan por la performance, a través del artista peruano afincado en Nueva York Iván Sikic (Lima, 1983) y su pieza 'Gold series. Madrid chapter', que podrá verse el jueves día 26 a partir de las 12.00 horas.
Se trata de la tercera entrega de esta acción y, en esta ocasión, el artista cuenta con la colaboración del joven sirio Mohamad Karaman, un estudiante de ingeniería y refugiado político en España desde 2013, que paseará por los stands de ARCO con el torso desnudo mientras Sikic le cubre el cuerpo con pan de oro.
Esta performance busca resaltar la belleza y la humanidad de cada una de las sociedades, culturas y personas que hoy en día se ven obligadas a huir de sus países natales a causa de guerras y conflictos armados.
Asimismo, en el apartado Solo Projects la galería Abra (Caracas) presentará a Erika Ordosgoitti; mientras que Mirta Demare (Rotterdam) acogerá la performance de Mercedes Azpilicueta.
EN VENTA: FOTOGRAFÍAS, VÍDEOS Y DERECHOS
Olga Adelantado, directora de la galería Luis Adelantado, ha explicado a Europa Press que no existe una única manera de vender una performance: no solo se comercializan los derechos, sino también las obras que trascienden a ella, tales como fotografías y objetos utilizados.
Esto se explica porque, tal y como ha indicado, en los años 60 se documentaba todo y posteriormente el mercado absorbió esa documentación como "objeto de consumo". Hoy en día, es el artista quien decide cuál es el objeto de consumo de sus performances, un formato que, según recalca, se encuentra actualmente en auge.
El Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía (MNCARS) cuenta desde hace casi dos años con un área específica: la Colección de Artes Performativas e Intermedia, cuya intención es mostrar como la performance y otros lenguajes corporales están presentes en el arte desde las vanguardias, y no solo desde los años 60, momento a partir del cual se establecen teorías en torno a esta disciplina.
Según ha explicado a Europa Press la directora de esta unidad, Lola Hinojosa, se pueden "rastrear" estas prácticas desde el inicio de la colección del museo, que se remonta a finales del siglo XIX, y hasta la actualidad, y en ellas se encuentran trabajos en torno a ámbitos como la danza, aunque siempre en el terreno experimental.
En los últimos años se ha apreciado interés por parte de todas las ferias e instituciones internacionales --especialmente en los programas públicos-- en aumentar la presencia de la performance. En el caso del Reina Sofía, que cuenta con una programación de performance regular, la institución ha adquirido tanto elementos documentales --cuenta con piezas de alrededor de 500 obras-- como "performances delegadas", por las que el artista vende los derechos de representación, con instrucciones y reglas que dan al centro la posibilidad de poner en escena la performance sin la presencia del artista.
CAPTAR LO EFÍMERO
El subdirector del Reina Sofía, Joao Fernandes, ha indicado en declaraciones a Europa Press que "es un hecho" del tiempo actual que el mercado se ha abierto a la performance y que "las ferias de arte tienen cada vez más secciones" dedicadas a este formato, algo que, sin embargo, considera "una paradoja", puesto que la manera en que se representa en una feria está "descontextualizada" de su escenario original.
De hecho, alude a una "nueva situación", en la que las performances se están volviendo un "objeto transaccional" en las ferias, algo que no ocurría en el pasado, y que hace que los museos entren en competencia con diferentes mercados.
En esta línea, el subdirector del Reina Sofía considera que debido al cruce entre diferentes artes durante todo el arte del siglo XX, un museo "tiene que necesariamente que documentar y construir un relato que incorpore performance en sus colecciones" y ha de ser "un espacio donde se conserve el efímero".
Fernandes ha destacado que "la performance es otro modo de criticar las convenciones del arte", considerado "un concepto inmutable", cuando precisamente "el arte cambia según los artistas que lo protagoniza" y es "un territorio que está siempre en mutación".