Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las pertenencias de Gandhi subastadas por más de un millón de dólares

La polémica subasta de los objetos de Gandhi se ha cerrado por más de un millón de dólares. A pesar de que la familia del mítico político indio pidió que se detuviera la venta de los objetos, finalmente la casa neoyorquina Antiquorum ha vendido las pocas pertenencias que se conservaban.

B.J. Malaya ha sido el empresario indio que ha pagado un millón ochocientos mil dólares por unas sandalias, un cuenco y un plato, un reloj de bolsillo y las gafas del pacifista Mahatma Gandhi, aunque los objetos habían sido valorados con un precio de salida de entre 20.000 y 30.000 dólares.
Nada más terminar la subasta las miradas de todos los medios de comunicación se han dirigido hacia el comprador del lote, que tendrá que luchar ahora por la legítima posesión de los objetos subastados.
La venta de las pertenencias de Gandhi se ha llevado a cabo en contra del Gobierno indio y del propio dueño de los objetos, James Otis, que en último momento quiso parar la subasta sin conseguirlo.
Arrepentido de la venta
La casa de subastas hizo caso omiso de la petición y siguió adelante con la suculenta subasta. El anterior dueño de los objetos se ha mostrado apesadumbrado por lo ocurrido y asegura que va ayunar 23 días para reflexionar sobre lo que ha hecho: conseguir que las posesiones del líder pacifista inicien una guerra diplomática.
El director de Antiquorum en Nueva York, Julian Schaerer, asegura que esta es "una buena oportunidad para que alguien adquiera estos objetos y los ceda a un museo o al pueblo de India".
En los días previos a la venta el Tribunal Superior de Nueva Delhi dictó una orden para intentar paralizar la venta del lote de objetos, que sin embargo no se ha conseguido. En 1996, un tribunal indio dictó una orden similar con la que se paró la subasta de unos manuscritos de Gandhi en Londres. BQM