Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La reforma de la LPI pasa un nuevo trámite en el Senado con el apoyo del PP y el rechazo de toda la oposición

La Comisión de Cultura del Senado ha aprobado con los votos del PP (16) y el rechazo de toda la oposición (9) el dictamen el proyecto de reforma de la Ley de Propiedad Intelectual. Los 'populares' han rechazado, además, seis vetos (tres del Grupo Mixto, dos de la Entesa y uno del PSOE), que pedían la devolución del texto al Congreso. El dictamen será debatido en el pleno del Senado del próximo 15 de octubre.
El Grupo popular también ha rechazado todas las enmiendas parciales presentadas por la oposición. De este modo, respecto a la redacción remitida por la Cámara Baja, el proyecto incorpora exclusivamente cinco enmiendas del Grupo Popular, introducidas durante el trámite de Ponencia, por las que se han doblado hasta 600.000 euros las multas por infracciones "muy graves" relacionadas con la piratería, en lugar de los 300.000 que contemplana el texto remitido por el Congreso.
El resto de enmiendas son técnicas y no incluyen propuestas relativas a una modificación de la denominada 'tasa Google', una compensación económica para editores de noticias por la explotación de sus contenidos en el ámbito de los agregadores de noticias en Internet, y un aspecto que generó bastantes discrepancias con los grupos de la oposición en el mes de julio.
El PP tampoco ha planteado cambios para la compensación por copia privada con cargo a los Presupuestos del Estado (una partida de cinco millones de euros) y una sonada reivindicación del sector y de los grupos de la oposición.
"DEMONIZAR" A LAS ENTIDADES DE GESTIÓN
Durante el debate de estos vetos, el portavoz socialista en la Comisión de Cultura, Félix Montes, ha hecho referencia al hastío que suponen las "justificaciones del Partido Popular a todas sus normas" con las que "demonizan a la sociedad" y que ahora también "demonizan" a las entidades de gestión, y ha pedido que dejen de cubrir responsabilidades donde no hay. "¿Por qué crear problemas donde ya algo solucionado?", ha preguntado.
En este sentido, el viceportavoz del PP en la Comisión de Cultura, Alberto Casero Ávila, ha respondido que "no se demoniza a nadie", sino que "algunas entidades de gestión se han demonizado ellas solas", y ve "normal" que los ciudadanos tengan sus "dudas" sobre el destino de los "fondos". Por ello, justifica que esta ley "normaliza situaciones y da transparencia a la gestión de las entidades".
Además, Casero afirma que encuentra "contradictorio" que en los vetos se haya defendido por un lado a las entidades de gestión de los derechos y a la vez se haya criticado que se obligue a los autores a recurrir a ellas, algo que niega.
Respecto a la 'tasa Google', el Grupo Socialista ha reiterado la importancia de posibilitar la renuncia, ya que, según critican, "se ignoran los derechos de los creadores de contenidos", en concreto, de los "periodistas y fotógrafos". En este sentido, critican que solo se defienden los "derechos de los editores o de los grandes medios de comunicación".
En este sentido, Casero ha precisado que la llamada 'tasa Google' busca que los agregadores lleguen a "acuerdos con los grandes grupos editoriales" y niega que se esté abandonando a los periodistas porque entiende que cuando trabajan para un determinado grupo "ceden su derecho", que es al que se tiene que compensar.
Por su parte, el portavoz del Grupo Parlamentario Catalán en el Senado, Joan Baptista Bagué, ha destacado que su grupo no ha presentado ningún veto porque espera un "consenso" por parte de los 'populares'. Según indica, celebra la "predisposición de diálogo, aún cuando se acerca la fecha límite y el diálogo brilla por su ausencia". Por otro lado, la Comisión de Cultura ha reeledigo a María Gádor Ongil como su presidenta.