Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El secreto de la dieta de las celebs

El final del verano se acerca y muchas veces la cuesta de septiembre se convierte en un momento oportuno para eliminar los excesos del verano. Las celebs también se ponen a raya, pero ¿cuál es el secreto de las famosas? Algunas actrices como Gwyneth Paltrow y Jennifer Aniston lo han confesado en diferentes medios: se reponen de los excesos con el Abedulce, un producto conocido desde principios del siglo XX, pero desconocido por el gran público debido a su costoso proceso de extracción, ya que es azúcar de abedul.
El final del verano se acerca y muchas veces la cuesta de septiembre se convierte en un momento oportuno para eliminar los excesos del verano. Las celebs también se ponen a raya, pero ¿cuál es el secreto de las famosas?
Algunas actrices como Gwyneth Paltrow y Jennifer Aniston lo han confesado en diferentes medios: se reponen de los excesos con el Abedulce, un producto conocido desde principios del siglo XX, pero desconocido por el gran público debido a su costoso proceso de extracción, ya que es azúcar de abedul.
Su efecto alcalinizante es la clave para regular el pH del organismo, que se acidifica debido a la dieta actual rica en azúcares y grasas. Este incremento en el pH produce un desequilibrio en el organismo que se traduce en una oxidación prematura.
Pero, ¿Qué es exactamente Abedulce?
El azúcar de abedul es 100% sostenible, se extrae de la corteza del árbol y se refina para tener una textura muy similar a la del azúcar blanco. La diferencia es que posee un 40% menos de calorías, aunque realiza un aporte energético de lenta absorción al organismo, por lo que posee un efecto saciante que elimina la ansiedad y necesidad de consumir alimentos hipercalóricos, propia del azúcar blanca.
Además, su índice glucémico es muy bajo IG7, frente al del azúcar común, que tiene un IG99, lo que se traduce en una baja segregación de insulina para metabolizar los glúcidos y, como consecuencia, una baja acumulación de grasas.
Por último, refuerza el sistema inmunológico y favorece el deshecho de toxinas acumuladas, al tratarse de un azúcar de cinco carbonos que impide a las bacterias alimentarse.