Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cuando una más una suman cuatro

'Call me', versión del clásico de Blondie, sirve para que volvamos a ver y a escuchar a la rubia británica y a la morena italiana, reunidas para deleite de nostálgicos ochenteros y degustadores de rarezas musicales.
Embutidas en trajes algo más recatados que a los que nos acostumbraron hace veinte años -y que ofrecieron clásicos de la televisión como la actuación de Sabrina en la Nochevieja de 1987, con 'descuido' y seno al aire incluido- ambas artistas demuestran que por ellas no pasan los años, al menos en lo físico.
Fox y Sabrina nos regalan una versión concebida para las pistas de baile sobre las que ambas reinaron hace dos décadas. 'Call me' marca el que puede ser uno de los renacimientos musicales más relevantes de comienzos del siglo XXI. Y si el experimento no cuaja, al menos nos dejaron la oportunidad para que muchos las descubran, algunos las recordemos y otros traten de volver a olvidarlas.