Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El leísmo y los superlativos provienen de la Corte madrileña, según un estudio de la Universidad de Alcalá

El empleo de superlativos y el leísmo empleado por muchos hablantes de la lengua española se debe a la Corte madrileña instalada en la capital en el siglo XVI, según investigaciones del Grupo de Investigación de Textos para la Historia del Español (GITHE) de la Universidad de Alcalá de Henares Y es que los medievales ni siquiera se habían planteado hablar en superlativo con esta terminación (decían solo 'muy grande'). Tuvo que llegar la centralización, el aumento de la administración y de la burocracia para que empezara a utilizarse de forma común.
El empleo de superlativos y el leísmo empleado por muchos hablantes de la lengua española se debe a la Corte madrileña instalada en la capital en el siglo XVI, según investigaciones del Grupo de Investigación de Textos para la Historia del Español (GITHE) de la Universidad de Alcalá de Henares
Y es que los medievales ni siquiera se habían planteado hablar en superlativo con esta terminación (decían solo 'muy grande'). Tuvo que llegar la centralización, el aumento de la administración y de la burocracia para que empezara a utilizarse de forma común.
"Claro, era más fácil predisponer favorablemente al destinario de una carta tratándolo de '-ísimo' (son precisamente los escritos de petición de favores los que con más frecuencia emplean estos tratamientos superlativos)", tal y como han puesto de manifiesto las investigaciones que está llevando a cabo en la Universidad de Alcalá el GITHE dentro de un trabajo que culminará con la elaboración de un atlas lingüístico de la Comunidad de Madrid.
Estas investigaciones también señalan que Madrid fue centro difusor del leísmo, que desde allí llega a Toledo, y muchas palabras del castellano antiguo, como por ejemplo 'agora', se extendieron en su forma actual (ahora) gracias a los escritos emanados de la Corte.
El objetivo de este proyecto, financiado por la Comunidad de Madrid, es proporcionar información sobre la historia del habla y los usos escritos de Madrid a lo largo del tiempo con el fin de proyectar en un mapa la 'geografía lingüística' de la Comunidad, en el que se puedan consultar los distintos usos lingüísticos que coexisten a lo largo del tiempo y a nivel geográfico y social', señala el coordinador del grupo GITHE, Pedro Sánchez-Prieto Borja, experto en Historia del Español.
La proyección directa e inmediata de los resultados de cualquier búsqueda lingüística a un mapa es un desarrollo pionero ya disponible en el corpus del español antiguo CODEA+ 2015 (http://www.corpuscodea.es).
Sánchez-Prieto ha explicado que "Madrid tuvo un peso importante en la evolución del lenguaje y en la difusión de las innovaciones". "Por tanto, podemos concebirlo como un motor de cambio lingüístico en España a partir de la capitalidad, en el siglo XVI, y el foco de difusión se produce a través de los documentos oficiales", ha indicado.
Por otra parte, según el profesor, "Madrid ha sido un enclave de diversificación lingüística enorme, debido a los movimientos migratorios hacia la capital ya en el s. XVI, que han dado lugar a procesos de confluencia de usos, y de ese 'magma' nace el español que hoy conocemos".