Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las tapas y el vino de la Rioja conquistan Londres

El barrio de Brick Lane, en el este de Londres, ha acogido por segundo año consecutivo el festival Tapas Fantásticas. Durante todo el fin de semana, los pinchos y el vino de la Rioja le han quitado protagonismo a los platos de la India y Bangladesh, que han hecho esta zona de la capital británica famosa en todo el mundo.
Veintitrés bodegas y varios restaurantes de esa región, además de establecimientos españoles de Londres se han afanado con éxito por mostrar a los londinenses la oferta gastronómica de la Rioja y de España en general: desde platos más tradicionales como paella, tortilla de patata, croquetas, o uno de los grandes favoritos de los ingleses –el bocata de chorizo con pimiento- a tapas modernas. Hemos sido testigos de la actividad frenética en las cocinas.
La demanda ha sido tal que en algunos puestos se habían acabado algunos platos antes del final de la jornada y los cortadores de jamón no han tenido un minuto de descanso. Por las tapas había que pagar –entre 2 y 5 libras- pero para tomar vino bastaba adquirir a la entrada una copa vacía a cambio de dos libras, con la que entregaban al visitante seis vales para probar la gran variedad de vinos tintos, rosados y blancos.
Todo el mundo estaba de buen humor, con ganas de pasárselo bien, y eso se palpaba en el ambiente. Además, la música en vivo daba a este festival gastronómico un aire más festivo aún: ritmos españoles, sobre todo flamencos que, unidos a las altas temperaturas que se han vivido este fin de semana en Londres, han hecho que los visitantes se creyeran durante unas horas de vacaciones en España.
En el recinto al aire libre habilitado para la ocasión también se ha instalado una carpa a modo de restaurante, donde dos conocidos catadores británicos, Olly Smith, y Susy Atkins, compartieron sus secretos con decenas de personas que querían conocer un poco mejor los vinos de la Rioja.