Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La torre de Pisa ya no se inclina

El profesor Michele Jamiolkowski, ex presidente de la comisión internacional que se ocupó de la salvaguardia de la Torre, asegura que "se han confirmado las mejores previsiones" y que la torre tiene ahora la misma inclinación que tenía en 1.700. Y añade que el monumento ya ni se inclina, ni se endereza, y que "no se moverá, al menos, en los próximos 300 años".
El control al que está continuamente sometida la Torre de Pisa ha demostrado que ya no se mueve, gracias al proyecto de asentamiento que terminó en 2001 y que ha permitido su enderezado poco a poco hacia el norte.
Las obras de consolidación fueron necesarias cuando en 1993, la parte superior de la torre llegó a tener una diferencia de más de 4 metros y 47 centímetros con respecto a la base y se pensó en el peligro de un derrumbe.
El proyecto realizado ha consistido en extraer toneladas de tierra bajo el campanario en la parte opuesta a la inclinación, de manera que el edificio, de 14.500 toneladas de peso y 55,86 metros de altura, cediera sobre ese lado y se asentara.
Los trabajos de reestructuración, han costaron 27 millones de dólares, y se prolongaron durante once años, frente a los más de dos siglos que se tardó en levantar la Torre. BQM