Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Descubre por qué los mosquitos siempre te pican a ti

Ocho consejos para evitar las picaduras de mosquitostelecinco.es

No son imaginaciones tuyas. Si sientes que los mosquitos te tratan como un buffet libre de quién alimentarse y no a los de tu alrededor, puede que sea por ciertas razones científicas.

El entomólogo y consejero de la asociación americana reguladora de los mosquitos, Joseph M. Colon, afirma que no hay ninguna duda al afirmar que ciertas perdonas resultan más atractivas hacia los mosquitos por “químicos que ellos segregan en su piel desde su flora particular”.
Según informa Time Health, los expertos explican este hecho a través de 5 factores biológicos diferentes, que pueden convertirte en el centro de la diana para los mosquitos:
Estar embarazada
Los mosquitos hembra (la especie que muerde) sienten atracción hacia el dióxido de carbono. Para detectarlo usan, sobre todo, los receptores nerviosos para detectar el gas en su entorno.
Según un estudio del 2002 publicado en The Lancet descubrió que las mujeres, en la etapa más desarrollada del embarazo (una gestación de alrededor de 28 semanas), exhalan un 21% más de dióxido de carbono (CO2) que las mujeres no embarazadas.
Pero el CO2 no tiene por qué ser la única razón por la que se atraen a tantos mosquitos. También puede ser debido a que las mujeres embarazadas emiten olores volátiles  que atraen a los insectos, asegura Laura Harrington, profesora en el departamento de entomología de la Universidad de Cornell.
Estar sudando
El ácido láctico es una substancia que se produce constantemente en nuestro metabolismo, y sobre todo durante el ejercicio. En jornadas intensas de ejercicio, esta substancia se elimina del cuerpo a través del sudor. Según Colon, este residuo del ácido láctico es un atrayente muy potente para los mosquitos.
Además, cuando estás sudando la temperatura de tu cuerpo aumenta, y ello puede ser también un aliciente para los mosquitos, ya que se sienten atraídos por el calor.
Asi que antes de salir a hacer ejercicio por el campo reflexiona si vale la pena llevarse de recuerdo unas cuantas picaduras de mosquitos.
Tener el grupo sanguíneo 0
Resulta que este tipo de sangre es el sabor favorito de los mosquitos. Según explica Colon, “Este tipo de sangre debe contener ciertos aromas los cuales son atractivos para los mosquitos”,
Beber cerveza
Un estudio realizado en la parte oeste de África a hombres que bebían cerveza o agua demuestra que la consumición de cerveza incrementa en gran medida el atractivo de los mosquitos hacia estas personas.
Harrington destaca otro pequeño estudio realizado en Japón, el cual demuestra que los mosquitos se sienten atraídos por la gente que ha consumido alcohol. “Pero como de cierto es ese fenómeno aun permanece incierto”, recalca.
Tus genes te hacen más atractivo
Investigaciones basadas en mellizos sugiere que hay un trasfondo genético que podría afectar en la propensión a ser picado por los mosquitos.
Científicos del London School & Tropical Medicine dicen que hay ciertas personas en las que su cuerpo produce repelente natural para los mosquitos, pero que ello está genéticamente programado.
Como mantener los mosquitos lejos de ti
Si has tenido la desafortunada suerte de ser un delicioso plato para los mosquitos y no consigues quitártelos de encima, Nora Besansky, una profesora del departamento de ciencias biológicas de Notre Dame te recomienda que “la forma más sencilla de evitar las picaduras es poner una barrera entre tu piel y los mosquitos, como por ejemplo camisetas de manga larga o pantalones largos. Aunque es incluso mejor echarse repelente de mosquitos que tales ropas, y más en verano”.
Por ello recomienda siempre comprar productos que contengan DEET (Dietil-meta-toluamida), la principal substancia de la que se componen los repelentes.