Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La ‘píldora del perfume’ permite liberar el aroma a través del sudor

Las píldoras de perfumetelecinco.es

Los perfumes que se consumen por vía oral, si bien no han tenido una gran difusión, se están constituyendo como una alternativa probable para los perfumes tradicionales. Aunque no es algo nuevo (ya se empleaban en Egipto desde hace largo tiempo), la ‘píldora del perfume’, que tras ser ingerida libera aroma de lavanda a través del sudor, fue lanzada comercialmente por la brasileña Universidad Federal de Ceará (al noreste del país) después de tres años de investigaciones, según el periódico Folha de Sao Paulo.

Las píldoras, comercializadas por Internet con el nombre de Fybersense, en frascos de 90 cápsulas por unos 13 euros (18 dólares), se elaboran con condimento de cilantro, que no provoca daños a la salud por ser comestible, explica Afranio Craveiro, coordinador de la investigación.

También contienen quitosana, una fibra extraída de crustáceos como los camarones. Por eso las píldoras están contraindicadas para los alérgicos a los crustáceos y para niños y embarazadas. El mecanismo de las píldoras en el metabolismo humano “es similar al de quien come mucho ajo o aceite de pescado: el olor sale por el cuerpo, se elimina con el sudor”, explicó Craveiro.

El producto tiene licencia de comercialización de la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa) como auxiliar para la absorción de gorduras y del colesterol, una de las propiedades de la quitosana, pero todavía no como perfume. “Creo que Anvisa deberá abrir un debate sobre si es un cosmético que puede ser ingerido o un alimento que libera perfumes”, sostuvo Craveiro.

Por ahora, el único perfume disponible para las píldoras es el de lavanda, porque hay pocas opciones de aceites esenciales comestibles. “Con nuevas pesquisas, queremos diversificar la oferta de aromas”, comentó el investigador. Un efecto colateral e inesperado fue la supresión del mal aliento. “Fue un efecto sorpresivo, pero ya salvó hasta bodas”, bromeó Craveiro.