Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La demanda eléctrica creció en 2015 un 1,9%, después de cuatro años de caídas

La demanda de energía eléctrica recuperó su crecimiento en 2015, tras cuatro años consecutivos de descensos, al registrar un incremento del 1,9% con respecto a 2014, según datos del informe del sistema eléctrico español en 2015 de Red Eléctrica de España (REE).
La demanda creció en la mayor parte de las autonomías, produciéndose el mayor incremento en las comunidades del Sur y del arco mediterráneo de la Península, donde, debido a las altas temperaturas de los meses estivales se registraron incrementos superiores al 3%.
En lo que se refiere al Índice de Red Eléctrica (IRE), que recoge la evolución del consumo eléctrico de las grandes empresas, aumentó un 2% el año pasado con respecto al 2014, una vez tenidos en cuenta los efectos de la composición del calendario y la evolución de las temperaturas.
Por sectores, el IRE industrial, que representa alrededor del 30% de la demanda, registró un crecimiento del 2,8%, mientras que el del sector servicios, que supone cerca del 13%, cayó un 0,5%, una vez corregidos los efectos de la laboralidad y las temperaturas.
Por su parte, las energías renovables mantuvieron "un papel destacado" en la producción global de energía del sistema eléctrico peninsular, ya que representaron el 36,9% del total, aunque cayeron con respecto 42,8% de 2014.
En concreto, en 2015, un año con menos viento y menos lluvia, la contribución de la eólica fue del 19%, mientras que la hidráulica redujo su peso hasta el 11% del total.
NUCLEAR SE MANTIENE COMO PRIMERA FUENTE DE GENERACIÓN.
Mientras, el carbón y los ciclos combinados aumentaron su producción con respecto al 2014 y representaron el 20,3% y el 10,1% de la producción peninsular de energía eléctrica. Por su parte, la nuclear se mantuvo, con el 21,8% del total, como la primera fuente de generación eléctrica en la Península.
El aumento del uso de tecnologías que emplean combustible fósil tuvo como consecuencia un incremento de las emisiones de CO2 derivadas de la generación eléctrica de un 15,1% con respecto al año anterior, hasta alcanzar los 77,4 millones de toneladas emitidas.
A día 31 de diciembre del año pasado, el sistema eléctrico español cuenta con una potencia instalada de 106.247 megavatios (MW), un 0,5% más. Este ligero incremento corresponde a la entrada en funcionamiento de la central hidroeléctrica de bombeo de La Muela II, de 878 MW, y de la central hidráulica de San Pedro II, de 23 MW.
Este aumento de potencia se ha visto contrarrestado por el cierre de Foix, de 506 MW, la última central de fuel-gas que aún existía en el sistema eléctrico peninsular.
414 KILÓMETROS DE NUEVAS LÍNEAS.
Durante el año 2015 se pusieron en servicio 414 kilómetros de circuito, con lo que la red nacional alcanzaba al finalizar el año un total de 43.124 kilómetros y la capacidad de transformación ascendía a 84.794 MVA.
El índice de disponibilidad de la red de transporte en la Península alcanzó el 97,94%, y en Baleares y en Canarias, la tasa fue del 96,88% y del 96,76% respectivamente.
Por su parte, el volumen de intercambios internacionales programados ascendió a 23.303 gigavatios hora (GWh), con un aumento del 2,6% respecto al año 2014.
Las exportaciones se redujeron un 10,2%, hasta alcanzar los 11.725 GWh, y las importaciones ascendieron a 11.578 GWh (un 20% más que en el 2014), lo que se traduce en un saldo neto exportador de 147 GWh.