Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El descanso del mundial traerá cambios

McLaren tiene que cambiar o proteger el botón del limitador de velocidad para entrar en boxes, que ya apretó equivocadamente Lewis Hamilton en Brasil el pasado año y Kovalainen este año en Australia. Aunque el equipo y el piloto no lo han reconocido, Hamilton pulsó el botón del limitador en Brasil y Kovalainen, por segunda carrera consecutiva lo hacía en Melbourne.
El segundo punto a mejorar es la pistola para cambiar las ruedas, ahora provistas de una especie de tapacubos para mejorar la aerodinámica, que por un fallo en el diseño le ha hecho perder a Hamilton posiblemente un puesto en el podio y ya han anunciado que serán cambiadas.
El mismo Ron Dennis, director de la escudería, ya advirtió después de la carrera: "No sabremos realmente lo competitivo que es nuestro coche hasta después de Barcelona. Australia, Malasia y la próxima en Bahrein, son carreras en circuitos muy diferentes que no reflejar el valor real del coche".
En Ferrari la principal preocupación es la fiabilidad de la mecánica (en Malasia se siguieron rompiendo motores y cajas de cambio de las escuderías Toro Rosso y Force India) y de los pilotos, porque el brasileño Felipe Massa volvió a terminar fuera de la pista el domingo.
Dos equipos, BMW y Toyota, deberán confirmar su buen momento de forma, ya que los primeros han terminado las dos carreras en el podio y Toyota en Malasia parece haber vuelto a la forma del 2005. Jarno Trulli, en la sesión de clasificación, fue el más rápido tras los Ferrari y Mclaren-Mercedes y pudo haber terminado en el podio de no haberse visto desplazado en la primera curva hacia el exterior de la misma, donde la pista estaba sucia y terminó tocándose con el BMW del alemán Nick Heidfeld, lo que hizo perder tres puestos.