Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La asamblea de la AEB nombra a José María Roldán nuevo presidente de la patronal bancaria

La asamblea general de la Asociación Española de la Banca (AEB) ha nombrado a el exdirector general de Regulación y Estabilidad Financiera del Banco de España José María Roldán nuevo presidente, en sustitución de Miguel Martín.
La patronal bancaria ha informado en un comunicado que Roldán liderará la AEB durante los próximos cuatro años. Miguel Martín, de 70 años, y que renunció a optar a un tercer mandato al frente de la asociación, comunicó esta renuncia a los grandes bancos a finales de 2012.
La candidatura de José María Roldán ha sido presentada a la asamblea por el consejo general de la AEB, que a su vez recibió el consenso previo de los cinco mayores bancos de la Asociación, conforme a lo establecido en el artículo 16.3 de sus estatutos sociales.
José María Roldán, de 50 años, ha encabezado la Dirección General de Regulación y Estabilidad Financiera del Banco de España desde octubre de 2000 a octubre de 2013.
La propuesta de la banca para que Roldán reemplazara a Martín derivó en una polémica con el ministro de Economía, Luis de Guindos, quien expresó su "malestar" por considerar que el nombramiento no era "estético". Al final, los bancos han aguantado el pulso y han logrado que su candidato haya sido elegido presidente de la AEB.
Roldán manifestó a la Asamblea su agradecimiento por su elección como presidente de la AEB para los próximos cuatro años y expresó su compromiso de colaborar con las entidades asociadas en su necesidad constante de adaptación a los cambios en marcha en el sistema financiero nacional e internacional.
Por su parte, el presidente saliente agradeció a los bancos socios la confianza depositada a lo largo de los últimos ocho años y manifestó su satisfacción por haber podido representar al sector en este período, en el que el sistema bancario español ha afrontado, tras el estallido de la crisis financiera internacional y la posterior recesión de la economía española, una de las etapas más complejas e intensas de su historia reciente.