Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La AEB afirma que los bancos centrales están preparados para amotiguar la inestabilidad financiera

Las autoridades monetarias mundiales están preparadas para amortiguar la inestabilidad financiera derivada de la incertidumbre provocada por el resultado del referéndum a favor de la salida del Reino Unido de la UE. Así lo ha señalado el portavoz de la Asociación Española de Banca (AEB), José Luis Martínez Campuzano.
En su opinión, el impacto económico negativo de esta situación se dilatará con el tiempo, y ha incidido en que hay dos temas a valorar: la desvinculación efectiva de Reino Unido de la UE y el establecimiento de las nuevas relaciones. "En ambos casos hablamos de un proceso lento y probablemente de medio plazo", ha señalado.
Martínez Campuzano cree que la reacción inicial de los mercados asiáticos, con caídas de casi el 8%, "ya anticipa el shock hoy de los inversores".
A este respecto, ha indicado que, tras todas las advertencias escuchadas desde las autoridades internacionales sobre el potencial impacto económico, financiero y hasta social del Brexit, es lógico que haya inquietud e incertidumbre en estos momentos. "El miedo es racional. El pánico es claramente irracional", ha apuntado.
Desde una perspectiva política, considera que es mucho más importante intentar anticipar qué decisiones pueden tomar en el futuro próximo las autoridades europeas, y ha recordado que hay un Consejo Europeo la próxima semana.
INCERTIDUMBRE SOBRE EL IMPACTO CUALITATIVO
Martínez Campuzano también considera importante recordar que el resultado práctico a corto plazo del referéndum, en términos de la continuidad de Reino Unido como parte de la UE, es "nulo". "En definitiva, Reino Unido seguirá siendo miembro de la UE mientras se negocia su salida, en primer lugar, y también probablemente mientras se negocian las nuevas relaciones comerciales y financieras con Europa". A su juicio, será un periodo largo, mínimo de dos años "pero sin un plazo máximo claro".
En cuanto a las implicaciones para el resto de la UE, ha recordado que hace unos meses un consejero del BCE decía que el impacto cuantitativo sería limitado, "pero no tenía nada claro cuál sería el impacto cualitativo". "Al final, dependerá en buena parte de la decisión de las autoridades europeas. Veremos la evolución de los acontecimientos", ha indicado.