Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

AIG pagará bonificaciones millonarias a los ejecutivos que casi la hundieron

La aseguradora AIG pagará hoy 165 millones de dólares en bonificaciones a los ejecutivos que hicieron las apuestas arriesgadas que tumbaron a la empresa y que forzaron su intervención pública, lo que ha causado estupor en Washington.
American International Group (AIG) era una de las mayores aseguradoras del mundo antes de la crisis y para evitar su quiebra el Gobierno le ha inyectado más de 170.000 millones de dólares, más que a ninguna otra empresa.
Por ello, la noticia de que mantendrá las primas a pesar de los errores cometidos por sus ejecutivos ha airado a la Casa Blanca y al Congreso.
"Es un escándalo", opinó Larry Summers, director del Consejo Económico Nacional de la Casa Blanca, en una entrevista hoy con la cadena de televisión ABC.
Al mismo tiempo, afirmó que el Gobierno puede hacer poco al respecto porque las pagas extraordinarias están estipuladas en los contratos de los ejecutivos de la compañía.
"Estamos en un país de leyes, hay contratos y el Gobierno no puede abrogarlos", dijo.
Paradójicamente, recibirán los premios económicos los empleados del departamento de productos financieros de AIG, cuyas apuestas en el mercado de derivados llevaron a la empresa al borde de la quiebra.
El Gobierno de George W. Bush se vio obligado a adquirir casi el 80 por ciento de sus acciones en septiembre para evitar que el colapso arrastrara consigo al resto del sistema financiero.
La noticia de las bonificaciones motivó una llamada de protesta el miércoles del secretario del Tesoro de EE.UU., Timothy Geithner, al principal ejecutivo de AIG, Edward Liddy, según se supo hoy.
"Las manos de AIG están atadas", respondió, sin embargo, Liddy a Geithner en una carta.
Liddy, que fue designado en septiembre por el Gobierno, explicó que los pagos son obligaciones "legales" establecidas a principios del año pasado, antes de que se descubrieran los problemas en el departamento de productos financieros.
De hecho, los trabajadores de ese departamento ya recibieron 55 millones de dólares extra en diciembre.
Liddy alertó a Geithner del peligro de que la compañía pierda a algunos de sus ejecutivos "si los empleados creen que la compensación está sujeta a un ajuste continuado y arbitrario por parte del Departamento del Tesoro".
Tras la intervención de Geithner, Libby se comprometió a reducir la remuneración este año, especialmente de los empleados mejor pagados.
Aún así, Austan Goolsbee, otro de los asesores económicos del presidente, reconoció en una entrevista en Fox News que la noticia de los pagos "provocará la ira de millones de personas" y socavará el apoyo público al programa para rescatar el sistema financiero.
Mientras, en el Congreso las protestas no se hicieron esperar. El presidente del Comité de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes, el demócrata Barney Frank, dijo hoy también en Fox News que se debe analizar si es posible reclamar legalmente el reembolso de las primas.
En todo caso, manifestó que se debería haber impuesto a AIG "reglas más estrictas desde el principio" a cambio de recibir el dinero público.
Por su parte, el líder de los republicanos en el Senado, Mitch McConnell, denunció al Gobierno por "simplemente sentarse y acusar a la Administración anterior".
En la práctica, los contribuyentes estadounidenses reembolsarán "a algunos de los empleados que nos metieron en este lío", se quejó el senador en ABC.
El Gobierno de Obama ha restringido la remuneración para los ejecutivos de las empresas financieras que reciben ayuda pública, pero no ha podido tocar los contratos firmados previamente, como el de AIG.